dimecres, 2 d’agost de 2017

En el unbral de la fiesta



AGOSTO 2017

I

Esglesia en Xàtiva

            La revista interparroquial publica un número extraordinario dedicado especialmente a nuestra Patrona la Mare de Déu de la Seu, con mención expresa, no obstante, del patronazgo de San Félix, del que se aportan unas notas interesantes. El motivo de esta referencia a la revista tiene que ver con un artículo que se inserta en ella,  firmado por  nuestro compañero en la Junta Directiva de esta Hermandad, D. Juan Vicente Martí Arquimbau. Nos ha parecido oportuno, con su autorización, reproducirlo aquí, al entender que aporta datos interesantes sobre la imagen de la Virgen que sacamos cada año en procesión, y que nos resultan desconocidos o, al menos, faltos de detalle.
            El texto es el siguiente:

“El modelo original de la imagen procesional de la
Mare de Déu de la Seu”
            “Una vez finalizada la contienda civil, el 1 de mayo de 1939, se acuerda realizar una nueva imagen de la Patrona de Xàtiva con rapidez extrema, puesto que tenía que ser bendecida y sacada en procesión el mismo 5 de agosto. Tal premura, obligó a su escultor a realizarla prácticamente en tres meses, teniéndola que retocar, ya que se hizo demasiado ancha. Además, la dificultad de este encargo era mayor, dado que la imagen tenía que basarse en la antigua talla procesional desaparecida, obra del gran escultor valenciano José Esteve Bonet en 1785.
            La inmediata reposición, obvió una documentación exhaustiva del encargo, así como sus características, ya que no se conservaba ni el boceto ni el contrato del encargo en la Comisión Diocesana de Arte Sacro. Esta comisión se creó muy acertadamente por el entonces Arzobispo de Valencia, D. Prudencio Melo Alcalde, ante la necesidad de inspeccionar la incipiente demanda de imágenes religiosas para restablecer el culto en numerosos municipios de la zona levantina, tras la destrucción de tantas esculturas sacras, evitando así la realización de obras de escasa calidad artística o realizadas en serie, como las provenientes de los talleres de Olot.
            La imagen procesional de la Mare de Déu de la Seu, fue realizada en el taller de Royo-Rabasa, pero su escultor fue Enrique Galarza Moreno (El Grau, Valencia, 1895-Picassent, 2000) y su decoración corresponde a  José Ballester, que policromó sus mejores obras. De esta manera, encontramos muchas imágenes atribuidas popularmente a Royo-Rabasa, pero que verdaderamente fueron realizadas por escultores noveles asalariados en su taller, como es el caso de Galarza, quedando su verdadera autoría bajo el sello de la empresa o taller. Este hecho se explica, debido a que Antonio Royo Miralles (tallista y decorador), junto con José Rabasa Pérez (banquero) formaron una empresa qué realizó centenares de imágenes ante la gran demanda de arte sacro de la posguerra y pasando dichos encargos a los escultores y posteriormente a los decoradores.
            La fuerte personalidad artística de Enrique Galarza hace patente su impronta en la talla de la Mare de Déu, con el tratamiento de los pliegues vaporosos y la dulzura de los rostros, tan característicos en su producción. Con todo, aunque la imagen no consiguió la estilización de la antigua procesional de Esteve, resultó muy acertada, siendo la primera imagen realizada tras la guerra civil. En Xàtiva encontramos en el museo de l’Almodí una escultura suya, representando a D. Attilio Bruschetti y en la Parroquia de la Merced y Sta. Tecla, un crucificado que recientemente es procesionado en horizontal por la cofradía de la Buena Muerte y N. Sra. de la Esperanza. Ya como obras más sobresalientes de Galarza, cabe citar la Aurora de l’Ènova, los dos ángeles custodios de la Mare de Déu del Remei de Albaida, el Crist de la Sang de Guadassuar o el magnífico trono procesional de la Mare de Déu del Miracle de Cocentaina.
            Este año 2017, apareció en la Catedral de Valencia una caja con modelos preparatorios en barro, provenientes del taller de Royo -Rabasa, donde pude reconocer el modelo preparatorio inédito de la imagen procesional Mare de Déu de la Seu. El modellino, aunque con la cabeza y la mano mutiladas por el paso de los años, tiene un gran valor artístico, ya que nos hace partícipes del proceso escultórico, desde el modelado más expresivo en barro hasta su reescalado volumétrico y tallado en madera de pino. Sería magnífico que este boceto escultórico se restaurara, pasando a formar parte del museo de la Seu, siendo expuesto junto con la obra definitiva. No obstante, es importante haberla localizado y documentado.

            Juan Vicente Martí Arquimbau hizo su tesis final de “máster” sobre la Mare de Déu de la Seu. En esa tarea tuvo oportunidad  de examinar determinados fondos de archivo, encontró el modelo en barro de la imagen de que hablamos. Nos ha explicado que fue un hallazgo providencial, ya que la primera figura que sacó a ciegas de la caja en donde se guardaban varias figuras fue la de la Virgen de la Seo. 
            Nuestra cordial felicitación, amigo Juanvi.


II

II SANT FELIU

1. La vespra.

            Tan solo reseñar dos detalles: como saben, los días 29 al 31 de Julio se celebra el triduo en honor a St. Feliu. Sábado y domingo la asistencia fue la habitual en días de precepto; el lunes fue desolador comprobar que no éramos más de veinte personas en San Francisco. Dicho queda.
            En otro orden de cosas, también saben que ese día se celebra el festival de bandas de música, que ha venido en llamarse “El Portic de les nostres FEstes”, desde que fuera concejal de cultura del Excmo. Ayuntamiento D. Vicente Torregrosa. El Gran Teatre registró un llenazo. Quedaron libres algunos asientos en los palcos y en el anfiteatro; pero llenazo para escuchar a nuestras dos bandas, que estuvieron, como suelen, a la altura requerida.

2. La Fiesta

                        Ya hace años que en la Ermita de Sant Feliu venía sobrando espacio para los fieles que acudíamos a la Misa de las Ocho. Después de unos inicios pletóricos, tracas, despertà, chiringuito con agua-limón incluido, al reencontrarnos con la antigua costumbre de honrar al Santo en su Visigótica Catedral, en tiempos del Abad D. Juan Vayá, se mantuvo con notable asistencia esta fiesta matinal durante muchos años; y muchos de esos años, como quiera que en la ermita no había armónium, D. Luís Martí Cuerpo y  servidor de ustedes trasladábamos primero y devolvíamos después a la otra ermita, a St. Josep, el que allí había, para que la madre de Marcos Soriano, Da. Amparo Granero (q.e.p.d.) de grata recordación, pudiera tocarlo durante la Misa; y así, hasta que en tiempos de D. Manuel Soler se instalara el órgano que allí permanece y que este año permaneció mudo. Pues bien, se le ocurrió al Sr. Abad, D. José Canet, para tratar de revitalizar la decaída fiesta, organizar una romería. A las siete de la mañana, desde la Colegiata, se saldría portando unas cañas con un lazo rojo, siguiendo por St. Domench, San Agustín, Trinquet, etc. hasta la ermita. Siendo optimistas, se dispuso de cien cañas que facilitó el Ayuntamiento; y… fueron pocas, porque unos cuantos rezagados nos quedamos sin caña. El recorrido se cubrió en menos de media hora, por lo que hubo que esperar hasta las ocho para iniciar la celebración. Como siempre, dentro del templo hacía calor; pero este año se incrementó por la ya desacostumbrada participación. Francamente, la satisfacción del Sr. Abad estuvo justificada. Si nos guiamos por el número de formas repartidas en la Comunión, la recibimos doscientos cuarenta fieles, de los cuales algunos tuvieron que seguir la eucaristía de pie. Estuvo presente el Sr, Alcalde, y me pareció ver a dos concejales. Los junior  volvieron a instalar su servicio de bocadillos y bebidas, y la gente se sentó a tomar su almuerzo en los aledaños, aunque no demasiada. Este detalle se debería cuidar para hacer atractiva la espera en aquel atrio y el poder departir un rato  amigablemente. Como pudimos hacer Marcos Soriano, Alfonso Rovira, su hija política, Agustí Ventura y un  servidor. Compartimos las viandas que Marcos llevaba en su mochila y las bebidas que les compró a los Juniors, charlamos un buen rato y tuvimos ocasión de escuchar interesantes aclaraciones  históricas del Sr. Ventura Conejero sobre las imágenes que se veneran en el maravilloso retablo de la ermita: San Felix de Lyon y San Félix de Gerona, a las que se había referido en su homilía D. José Canet, y nos enteramos del curioso enfrentamiento entre los monjes trinitarios, que le daban preeminencia al Santo francés, frente a los Mercedarios que mantenían su tesis a favor del diácono  martirizado en Gerona, que es en realidad el Patrono de Xàtiva conforme puede probarse mediante  antiquísima documentación.

3.- La tarde.

            Misa solemne. Me abstendré de comentar que no estuvo concelebrando (tampoco por la mañana) ninguno de los párrocos de la ciudad. Supongo que sus razones tendrían (la de D. Raul Jiménez, de peso: está en misiones en Mozambique), pero…
            Bien, bueno, no tan bien, porque después del éxito de la mañana…, la abulia de la tarde. Ya sabemos que toda la vida ha pasado algo parecido, pero no es excusa. Muy poca asistencia. No obstante, San Felix no se va a cansar de interceder por las necesidades de los setabenses.
            Por cierto, ayer el Sr. Abad dio a besar la reliquia del Patrón que se conserva en la Colegiata. Les aseguro que antes no recuerdo que esto se hiciera; y se trata de una reliquia importante.
            Con este rito y el canto de los gozos terminó la fiesta litúrgica.

4. La noche.

            “Joventuts Musicals de La Cosera” organizó un concierto de piano para ofrecerlo en la Iglesia de San Francisco, programándolo para las diez de  la noche, con el beneplácito del Sr. Abad  y del Excmo. Ayuntamiento, con el patrocinio de alguna empresa de la ciudad.
            Comenzaré por la reflexión de la oportunidad, no del concierto, porque toda expresión culturas y más si es de la categoría del que comentamos nunca está de más, sino todo lo contrario. Me refiero al día, hora y circunstancias. Tan es así que el acto se retrasó un cuarto de hora largo, porque a la hora en punto éramos muy pocos los que estábamos expectantes con el agobio de una temperatura sofocante.
            Presentó el concierto una representante de la entidad organizadora y, la verdad, mereció la pena el agobio, porque el concierto fue extraordinario.
            La pianista setabense Joanna Chuliá Langa nos deleitó con su ajustada interpretación de la Sonata nº 5 de Beethoven, que el público agradeció con su aplauso.
            Nos sorprendió después el pianista Arcadie Triboi, que estuvo apoteósico en su interpretación magistral de la Sonata en Si bemol mayor, de Schubert, de memoria, con cuyos cuatro movimientos no solo nos hizo disfrutar, sino que él mismo demostraba estar  viviendo la música. Al acabar, tanto la sonata como el precioso y virtuosísimo bis que nos regaló, el público puesto en pie aplaudió larga y efusivamente.
            Enhorabuena a los intérpretes y a la organización; pero para el anunciado segundo concierto el próximo St. Feliu debería –dicho sea con todo respeto- tratar de mejorar publicidad y condiciones ambientales  del auditorio.
            Como siempre, un cordial saludo. Miguel Mira


             

dijous, 13 de juliol de 2017

A LA FRESCA



                 


       XÀTIVA, PACO PERALES Y EL CÒR DE LA GENERALITAT



            Todo un lujo. U n regalo inapreciable, un acontecimiento singular… Un concierto emotivo y memorable. No es mi intención al escribir estas líneas sino expresar lo mismo que le he dicho a nuestro querido amigo Paco esta mañana: no te llamo para darte la enhorabuena; te llamo para darte las gracias porque anoche me sentí verdaderamente feliz ante tan maravilloso concierto…

            Comenzando por Verdi y acabando por Donizetti, la selección de fragmentos de ópera y zarzuela era atractiva, y la interpretación no dejó a nadie indiferente; pero, como digo, al no ser éste un trabajo de crítica musical, me limitaré a decir, en lo que a la primera parte del concierto se refiere, que al terminar el conocido “coro de los susurros” (final del segundo acto de Madama Butterfly) grité ¡¡¡bravo!!! con toda mi alma. Sí, Paco, fui yo, aunque pareciera impropio ante un momento tan especialmente sereno, íntimo, atrayente…; y, luego, el delirio con “il coro dei servi” del Don Pasquale, esa gracia explosiva y vibrante, que transmitió al público ese mismo efecto y el aplauso atronó la sala.

            Teníamos todos ganas de aplaudir y lo hicimos a rabiar.

            Y, tras un breve intermedio (no digo descanso, porque nadie estaba cansado…)  comenzó la segunda parte, más “casera”, simpática y popular dedicada a  la zarzuela. ¡Qué gozada! Disfruté “como un cosaco”, valga la vulgaridad, mucho, indeciblemente, con los coros de pajes, primero, y doctores, después, que conocía desde pequeño, porque –como sabéis- “El Rey que rabió” fue el buque insignia de La Nova en tiempos gloriosos, y conocí a varios de sus intérpretes, entre ellos mi padre…¡Genial!

            Me divertí con fruición al escuchar una música y una letra que tanto mi mujer como yo podíamos tararear sin equivocarnos. Ambos somos apasionados de ese mal llamado género chico.

            Con las seguidillas de La Verbena de la Paloma, terminaba oficialmente el concierto, y la ovación fue de gala. Claro es, el Maestro no se hizo de re rogar, porque tenía preparado y todos lo esperábamos, el obligado bis; y el coro atacó el “va pensiero”, de Nabuco (tercer acto) y Verdi se hizo presente con esa música portentosa, que, queriendo o no, mueve el sentimiento, se empañan los ojos y se te anuda el alma en la garganta…      

            Pueden imaginarlo: la gente en pie,
las manos en un gesto imparable, testimoniando gratitud, satisfacción  y transmitiendo vehementemente la general enhorabuena. El Maestro devolviendo emocionadamente el aplauso y decidiendo retirarse después de dos saludos, porque, si no, la sala hubiera seguido aplaudiendo…

            ANECDOTARIO       .

            -Asistencia.- Pudo y debió ser mayor.

            -Protocolo.- Sin comentarios.

            -Me consta que el señor director, que salía al escenario tan tranquilo,  contento y satisfecho por estar en su casa, se emocionó ante el cerrado aplauso con el que fue recibido. Y no menos emocionado estaba cuando, al final, tuvo que decidir abandonar junto al pianista el estrado, entre la atronadora ovación del público puesto en pie.

            Para acabar. Le doy mi más sincera enhorabuena al Coro y al pianista, D. Francisco Hervás. A Paco, ya lo he dicho, mi gratitud pro ser como es, por hacernos disfrutar con el carácter que imprime a sus músicos desde sus tremendos conocimientos y desde su elegancia en la conducción del coro, sacando provecho a cada nota, a cada matiz… Gracias por regalarme tu amistad.

            Ilmo. Sr. D. Francisco José Perales Ferre: vuelva usted pronto con ese gran coro; tráiganos su música; pero quede claro: con el coro o sin él siempre será bienvenido, porque usted sí que es profeta en su tierra.

            Al menos, esa es mi opinión.

            Cordialmente, Miguel J. Mira

(Fotos: Juanvi Martí y Alfonso Rovira)


dimarts, 9 de maig de 2017

NO ES BIEN NACIDO...






...QUIEN NO ES AGRADEWCIDO

            Mirando la excelencia de una colaboración extraordinaria, como lo fue la de los cantantes que nos acompañaron por las calles de Xàtiva durante la procesión del  Viernes Santo, por mera liberalidad y afecto, para ayudarnos con nuestro bíblico motete -tomada su letra del profeta Jeremías- a tener nuestra mente centrada en el Camino del Calvario; a elevar nuestro  espíritu en oración itinerante y penitente esfuerzo; a dar sentido al testimonio de fe que se expresa, voluntariamente aceptado, cabía agradecer aquella dádiva de música sacra, aquella plasmación coral del “eram quasi agnus innocens…”
            Y ya en tiempo de Pascua, con el gozo de la resurrección, invitamos a nuestros amigos a sentarse a la mesa con nosotros, a compartir un buen rato de cordial tertulia; y así lo hicimos este pasado sábado, día 6 de Mayo. Compartimos, pues, mesa y mantel (evitaremos hablar de las viandas para no malograr el relato); gozamos del ameno discurrir en compañía tan grata, con ellos, con sus cónyuges y con alguno de sus hijos pequeños.
            Hace dos años, en 2015, por el mismo motivo, ya habíamos hecho lo propio, y nos pareció adecuado el entregarles a cada uno una de  nuestras medallas de plata y un libro de nuestra historia. Esta vez la recibieron los tres cantantes que no estuvieron aquí entonces, y sus  respectivos cónyuges e hijos. Hicieron los honores la Señora Presidenta y D. Francisco Perales. María Luisa agradeció la disponibilidad, la colaboración, en suma, su presencia en la procesión, poniendo énfasis al reseñar cómo, a nuestro paso, el numeroso público expectante, enmudecía al escuchar tan afinadas y  expresivas voces. Yo añado: cuando se “escucha” ese silencio,  envolviendo la presencia de Jesús Nazareno, sobrecoge por respetuoso y solemne; e, imponente, bajo el peso de la cruz, sigue  su camino el Maestro, el Cordero de Dios.
            Vuelvo atrás: la Señora Presidenta, como acostumbra, habló con la sinceridad y afecto que los invitados merecían sobradamente; y nuestro Vice-Secretario estaba feliz, orgulloso, satisfecho, con una felicidad expansiva, que nos condujo a una rúbrica del acto, aquel acto tan familiar, por otra parte, con la que fue una sorpresa inesperada. Así es: como no estaba lejos la casa del clavario y Fernando estaba presente (a pesar de que tuvo guardia  en La Fe y acabó muy tarde), fuimos hasta allí para ver la imagen que preside sus estancias, y… ¡el coro  cantó el motete! Los niños se sentaron junto a Jesús; nosotros nos situamos frente a ellos y les juro que la emoción podía palparse… Eram quasi agnus innocens…
            Benditos seáis por tan valiosa dádiva.
            Amigos: sabemos que queréis seguir colaborando. Nosotros queremos que sintáis nuestra sincera gratitud y afecto… ¡Os esperamos en 2018!

            Cree, está seguro de expresar el sentir de esta Hermandad, Miguel J. Mira Manzanaro.

***



Qué se canta en el motete:



Eram quasi agnus innocens:/ ductus sum ad immolandum, et nesciebam:/ consilium fecerunt inimici mei adversum me, dicentes:/ Venite, mittamus lignum in panem eius / et eradamus eum de terra viventium./ (Jeremías, 11 – 19)
(Omnes inimici mei adversum me cogitabant mala mihi:/ verbum iniquum mandaverunt adversum me, dicentes: / Venite, mittamus lignum in panem eius / et eradamus eum de terra viventium).

Yo, como inocente cordero, era llevado al matadero y no sabía lo que tramaban contra mí, diciendo: ¡Venid, talemos el árbol con su fruto! Arranquémoslo de la tierra de los vivos.
(Todos mis enemigos planearon el mal contra mí; conspiraron contra mí, diciendo: Venid…)