divendres, 16 de desembre de 2011

¡NAVIDAD, DULCE NAVIDAD!

Otro año que se nos escapa. No está de más recordar aquellos versos de Ramón Pérez de Ayala:

Un año más; no mires con desvelo

la carrera veloz del tiempo alado,

que un año más en la virtud pasado

un año es más que te aproxima al cielo.


Desde este blog, queremos desear a todos nuestros hermanos/as portadores y a cuantos nos visitan que el Niño Dios, en estas Navidades, nos mire cariñosamente y nos bendiga, nos escuche y nos perdone, nos acoja con su semblante bondadoso y nos colme de su gracia. ¡Amén!

dissabte, 26 de novembre de 2011

DE NUESTRA ASAMBLEA GENERAL

A pesar de haberse convocado con la antelación debida; a pesar de los recordatorios y de haberse publicitado alguno de sus asuntos en este blog; a pesar de que nuestro estimado amigo Felix Lluch desde la SER los comentó, sinceramente, nos vimos sorprendidos ayer, día 25, cuando pensando que tendríamos que alquilar sillas por la masiva afluencia de portadores/as que se esperaba, resultó que éramos poco más que los de siempre. Concretamente: cuatro más; pero si contamos con el fallo de otros hermanos, quedamos a la par.


Había dos mociones a tratar que por sí solas debieron mover a la participación..., pero no fue así, de modo que ambas -después de amplia discusión- quedaron sobre la mesa para ulterior estudio.


Por lo demás, se aprobaron las cuentas, el inventario, la memoria y el presupuesto y se prorrogó el mandato de la actual Junta Directiva hasta pasada la próxima Semana Santa.


Es de destacar, eso sí, que por primera vez desde la erección canónica de esta Hermandad de Portadores asume por turno de antigüedad el cargo de clavario una mujer: la señora Da. Elena Pascual Bataller, al ser -como es lógico- la primera que fue admitida como portadora. Así pues, ratificada en su cargo por la Asamblea General, recibió la felicitación de todos los concurrentes a la reunión, al haber aceptado con gran ilusión este cometido.


Nos queda, por tanto, tarea por delante. Me pregunto si seremos capaces de motivar a nuestros hermanos/as portadores para que se impliquen a la hora de cooperar a tomar decisiones...


Es mi personal opinión. Os saluda Miguel Mira






























dimecres, 16 de novembre de 2011

ASAMBLEA GENERAL

Ante la proximidad de nuestra Asamblea General, convocada para el próximo día 25 de Noviembre, que, D.M., se celebrará a las ocho de la tarde en la casona de la Calle Engay, queremos dejar al menos la presente nota en el blog con el fin de que sirva de recordatorio y, por supuesto, de información.
Todos los asuntos a tratar son de interés, pero quizá llame la atención una propuesta que se ha elevado a la Junta Directiva por un hermano portador y ha de someterse al máximo órgano de gobierno de la Hermandad, por cuanto su aprobación exigiría una modificación parcial del Reglamento. Se trata del cambio de sistema para la designación del
clavario, pasando del turno de antigüedad a la insaculación. Si prosperara esta moción, habría de estudiarse cuál sería la fórmula aplicable y proponer de nuevo a la Asamblea el texto del artículo correspondiente.
Debería bastar este punto del orden del día para mover a la
participación en la Asamblea y que cualquiera que sea el acuerdo que se adopte, a favor o en contra, resulte de una mayoría significativa, para que nos sintamos realmente vinculados por él, siendo así que hemos de pensar siempre en lo que sea mejor para todos los asociados.
También se propone una pequeña
modificación del reglamento de régimen interior, en lo atinente a la custodia de la imagan antigua de traslado y, evidentemente, interesa sin lugar a dudas la opinión mayoritaria.
Así pues, vista la importancia de la propuesta, todos los hermanos/as portadores/as estamos emplazados -como está reglado- a participar activamente en la reunión del día 25.
Tomadlo en consideración.
M. Mira (Secretario)

diumenge, 30 d’octubre de 2011

Y COMENZÓ EL CURSO...

Sí, amigos, con la entrada en el otoño se reabren todas las actividades que estuvieron reposando en verano, y ahora ¡a correr! Ya sabemos que nuestros múltiples quehaceres merecen un alto en el camino; pero una cosa es un alto y otra distinta hacer "parada y fonda". Pero... Bien, pues a lo que vamos: Ya se ha reunido la Junta Directiva de nuestra Hermandad de Portadores, fundamentalmente para preparar la Asamblea General, que Dios mediante celebraremos el próximo día 25 de Noviembre, con puntos de gran interés que afectan a la marcha de esta asociación, dado que proximamente habremos de proceder a la renovación de los cargos directivos. Id haciéndoos el ánimo, porque inmediatamente después de la Semana Santa, si autoriza la Asamblea retrasar dos meses las elecciones, tendremos que decidir sobre qué personas queremos que se hagan cargo de los destinos de la Hermandad de Portadores.
Sería, es, de desear que asistamos cuantos más mejor a la reunión del 25/11, pues que los asuntos a tratar son de sumo interés, como
veréis en la convocatoria que habréis de recibir dentro de unos días, y esto no es cosa de unos pocos, sino que debemos implicarnos todos.
También ha comenzado el curso para la Hermandad de Cofradías de la Semana Santa
Setabense y, tras un primer contacto, ya se han reunido las comisiones de Estatutos y de Economía. A ver si de una vez por todas somos capaces de desbloquear el expediente relativo a nuestros estatutos, que ha estado durmiendo el sueño de los justos durante diez años (salvo un amago infructuoso de hace tres). Estaría bien. Como sabéis el actual presidente de la H.C., en representación de la Cofradía de Jesús de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza, es D. Lorenzo Segarra. Le vemos con ganas. Esperemos que su enfoque y su dirección sean los idóneos y podamos felicitarle.
Seguiremos informando...
Saludos, M. MIRA

dilluns, 29 d’agost de 2011

¡NUESTRA ENHORABUENA!

Sí, amigos, hemos de constatar la alegría del nacimiento de JORGE NAVARRO CONEJERO. Es el primogénito de nuestra hermana portadora Neus Conejero Roselló y de su esposo, a quienes les deseamos que gocen de esa paternidad, sin duda, bajo la protección de nuestro amado Jesús Nazareno, a quien le encomendaremos con toda vehemencia que cuide, proteja y le dé su bendición. Y también ¡enhorabuena! porque sus padres ya han solicitado el ingreso de Jorge como hermano portador... Bienvenido. Repetimos: ¡ENHORABUENA!

dimarts, 23 d’agost de 2011

VIA CRUCIS

Vía Crucis con los jóvenes.


BENEDICTO XVI


19 de Agosto de 2.011




Como un pequeño testimonio, ante la importancia de las distintas alocuciones pronunciadas por el Santo Padre durante la JMJ, nos parece oportuno transcribir el texto de la correspondiente al Vía Crucis, tan relacionado con nuestra devoción a Jesús Nazareno, que literalmente es como sigue:




Con piedad y fervor hemos celebrado este Vía Crucis, acompañando a Cristo en su Pasión y Muerte. Los comentarios de las Hermanitas de la Cruz, que sirven a los más pobres y menesterosos, nos han facilitado adentrarnos en el misterio de la Cruz gloriosa de Cristo, que contiene la verdadera sabiduría de Dios, la que juzga al mundo y a los que se creen sabios. También nos ha ayudado en este itinerario hacia el Calvario la contemplación de estas extraordinarias imágenes del patrimonio religioso de las diócesis españolas. Son imágenes donde la fe y el arte se armonizan para llegar al corazón del hombre e invitarle a la conversión. Cuando la mirada de la fe es limpia y auténtica, la belleza se pone a su servicio y es capaz de representar los misterios de nuestra salvación hasta conmovernos profundamente y transformar nuestro corazón como sucedió a Santa Teresa de Jesús al contemplar una imagen de Cristo muy llagado.


Mientras avanzábamos con Jesús, hasta llegar a la cima de su entrega en el Calvario, nos venían a la mente las palabras de San Pablo: "Cristo me amó y se entregó por mí". Ante un amor tan desinteresado, llenos de estupor y gratitud, nos preguntamos ahora: ¿Qué haremos nosotros por él? ¿Qué respuesta le daremos? San Juan lo dice claramente: "En esto hemos conocido el amor: en que él dio su vida por nosotros.También nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos". La pasión de Cristo nos impulsa a cargar sobre nuestros hombros el sufrimiento del mundo, con la certeza de que Dios no es alguien distante y lejano del hombre y sus vicisitudes. Al contrario, se hizo uno de nosotros "para poder compadecer Él mismo con el hombre, de modo muy real, en carne y sangre... Por eso, en cada pena humana ha entrado uno que comparte el sufrir y padecer; de ahí se difunde en cada sufrimiento la con-solatio, el consuelo del amor participado de Dios y así aparece la estrella de la esperanza" (Spe salvi, 39).


Queridos jóvenes, que el amor de Cristo por nosotros aumente vuestra alegría y os aliente a estar cerca de los menos favorecidos. Vosotros, que sois muy sensibles a la idea de compartir la vida con los demás, no paséis de largo ante el sufrimiento humano donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer. Las diversas formas de sufrimiento que, a lo largo del Vía Crucis, han desfilado ante nuestro ojos son llamadas del Señor para edificar nuestra vidas siguiendo sus huellas y hacer de nosotros signos de su consuelo y salvación. "Sufrir con el otro, por los otros, sufrir por amor de la verdad y de la justicia, sufrir a causa del amor y con el fin de convertirse en una persona que ama realmente, son elementos fundamentales de la humanidad, cuya pérdida destruiría al hombre mismo" (ibid.).


Que sepamos acoger estas lecciones y llevarlas a la práctica. Miremos para ello a Cristo, colgado en el áspero madero, y pidámosle que nos enseñe esta sabiduría misteriosa de la cruz, gracias a la cual el hombre vive. La cruz no fue el desenlace un un fracaso, sino el modo de expresar la entrega amorosa que llega hasta la donación más inmensa de la propia vida. El Padre quiso amar a los hombres en el abrazo de su Hijo crucificado por amor. La cruz en su forma y significado representa ese amor del Padre y de Cristo a los hombres. En ella reconocemos el icono del amor supremo, en donde aprendemos a amar lo que Dios ama y como Él lo hace: esta es la Buena Noticia que devuelve la esperanza al mundo.


Volvamos ahora nuestros ojos a la Virgen María, que en el Calvario nos fue entregada como Madre, y supliquémosle que nos sostenga con su amorosa protección en el camino de la vida, en particular cuando pasemos por la noche del dolor, para que alcancemos a mantenernos como Ella firmes al pie de la cruz. Muchas gracias.




dimecres, 27 de juliol de 2011

¡NUESTRA ENHORABUENA...!

...A PATRICIA MOLLÁ LLEDÓ y ANTONIO VERDEGUER SANCHO, hermanos portadores ambos, que van a contraer matrimonio dentro de unos días. Estamos seguros que se mantendrán fieles en la fe y en el amor, a lo que les exhortará -sin duda- el sacerdote que bendiga esta unión. Por nuestra parte, nuestro regalo será nuestra sincera plegaria a Jesús Nazareno para que les proteja y les ayude a cultivar ese amor que les une y, con ello, mantenerse siempre, limpio el corazón, en un objetivo claro e indiscutible: la felicidad del otro, cuidar de un modo exquisito de la diaria convivencia, teniendo en cuenta que si bien cada cual es único e irrepetible, el matrimonio, no lo olvidéis, es de los dos, nunca, jamás, de uno solo de los dos. Y, después, si Dios os bendice con los hijos..., bien, esto requeriría toda una vida de consejos y admoniciones. Valga ésta por todas ellas: sed generosos...

Sabéis que todos os apreciamos y, tomándome esta libertad, como "vocero" de esta Hermandad, desde nuestro blog, repito: ¡Enhorabuena! M. Mira

dilluns, 20 de juny de 2011

ASAMBLEA GENERAL DE LA HERMANDAD DE COFRADIAS.

MI OPINIÓN PERSONAL

Por Miguel Mira Manzanaro

El viernes, día 17 de Junio de 2.011, se celebró en el salón de actos del Palau de l’Ardiaca la Junta General de la Hermandad de Cofradías de la Semana Santa de Xàtiva, sobre cuyo desarrollo y contenido, siempre a título personal, versará este comentario.

I.- En primer lugar, mi impresión fue la de que estábamos allí (hubo pleno) para cubrir el expediente… También me sorprendió que una asamblea, órgano máximo de gobierno de la asociación, se despachara -según se diría en el argot taurino- con “una faena de aliño”. Comenzó a las veinte horas y treinta y cinco minutos en mi reloj, y a las veintiuna horas diez minutos estábamos en la calle.

II.- Siendo la primera sesión que se celebra en dos años, cuando es preceptiva, al menos, una reunión anual, nos limitamos a escuchar una extensa acta y una memoria escueta; se informó de las cuentas con detalle por escrito; se ratificó la admisión de la Cofradía de Cristo Resucitado y María Inmaculada como miembro de la Hermandad; el Sr. Presidente saliente leyó un breve informe y, seguidamente, tomó posesión de su cargo la nueva presidencia, en la que turna la Cofradía de Jesús de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza, representada por su vice-presidente D. Lorenza Segarra; el Sr. Abad pronunció unas palabras de exhortación; y en el capítulo de ruegos y preguntas nadie –yo tampoco-, nadie, formuló ninguna. Salvo el presidente de la recién incorporada cofradía, para dar las gracias a las colaboraciones recibidas, no habló nadie fuera de la Mesa. Cuarenta minutos escasos.

¿Significa ello que ninguno de los presentes tenía nada que decir, ni yo mismo, cuando se pronunciaron algunas afirmaciones o propuestas que merecían ser contestadas, aclaradas o, cuando menos, comentadas?

III.- Tengo la impresión de que sería de interés una reflexión sobre alguna cuestión concreta, a mi entender, de suma importancia.

Todavía quedamos vinculados a la Semana Santa algunas personas que , como directivos, a la sazón, vivimos momentos difíciles, participamos en la transición formal y efectiva desde la norma inicial de 1.950 a los acuerdos vigentes hasta hoy, cuyos motivos constan en las actas y cuya pequeña pero significativa historia debería ser conocida por todos los integrantes hoy día de esta asociación de asociaciones y por quienes nos sucedan, porque así tal vez se evitarían comentarios o propuestas "a la carta".

Por ello, pensando que pudiera ser de interés, pero limitándome a tres cuestiones concretas, me permito exponer sucintamente cuanto sigue:

A.- Transición: Desde al menos el siglo XVIII, la Cofradía de la Purísima Sangre de Cristo, según sus reales ordenanzas (Carlos IV, 1.793), era la responsable de la organización de las procesiones de la Semana Santa y, cada año, incluso con intervención de fedatario, invitaba a las demás cofradías a su participación y recibía sus imágenes en la sede, originariamente la Iglesia de San Francisco.

En 1.949, en asamblea de fieles, se acordó la fundación de la Hermandad de Cofradías, cuyos estatutos fueron canónicamente aprobados el siguiente año 1.950, y en ellos se atribuía a la Hermandad la función organizativa que hasta entonces ejercía la Purísima Sangre. Sin embargo, se reservó la presidencia titular al Síndico de esta misma asociación; la vice presidencia al Ecce Homo; la secretaría titular, a la Hermandad de Portadores de Jesús Nazareno, etc. Es decir, no había cargos electivos, salvo el de Censor Estatutario.

B.- Por razones que ahora no vienen al caso, y por iniciativa del Sr. Abad de la Colegiata, con directa intervención de los clavarios saliente y entrante de la Cofradía de la Purísima Sangre (1.978), se formuló una moción, que fue aprobada por dicha cofradía y consensuada con las asociaciones que integraban la Hermandad, cuyas actas se conservan, según la cual la Decana cedía sus privilegios históricos a la Hermandad de Cofradías, y se establecía que tanto la presidencia efectiva como los demás cargos directivos serían ostentados por todas las entidades hermanadas, por riguroso turno rotatorio y por orden de antigüedad, renovándose cada dos años.; se le reconoció a la Purísima Sangre el derecho a ostentar la presidencia honoraria, en la persona de su síndico, y así se hizo.

Tales acuerdos se respetaron y cumplieron a partir de su adopción: 1.979 y 1.980. Pero no se renovaron los estatutos de la Hermandad hasta que, por iniciativa de la Congregación del Santísimo Ecce Homo, al asumir su presidencia efectiva en el segundo turno de rotación, se constituyó la Comisión de Estatutos, ajustada a la norma de 1.950, y el Censor presentó un borrador con base en el cual comenzaron los trabajos con aportaciones de todos los comisionados, que trabajaron ilusionadamente durante todo un ejercicio, procurando recoger no ya solo los preceptos de obligada consideración, sino peculiaridades propias de nuestra Semana Santa, de modo que estuvieron dispuestos en Febrero de 2.001, se aprobaron unánimemente por la Asamblea General y se elevaron al Arzobispado para su aprobación.

Antes de referirme al estado actual de la cuestión, debo poner de manifiesto que, sin perjuicio del respeto y consideración a la presidencia honoraria de la Cofradía Decana, que jamás nadie discutió ni discute, el asunto que movió a mayores discusiones, siempre constructivas, en la Comisión fue precisamente el relativo al modo de elegir los cargos directivos, ya que la experiencia de nuestra Hermandad es única, que sepamos, y a varios ponentes les parecía -yo entre ellos- que podría interesar que al menos los tres cargos más relevantes fueran electivos. Se argumentó en contra que si se elegía presidente y éste formaba la junta a su criterio, podían quedar ausentes de toda participación en las tareas directivas alguna o la mayoría de las cofradías, con lo que posiblemente su implicación en las tareas rectoras sería menor, siendo así que lo interesante era que todas ellas estuvieran integradas en las labores de dirección, aunque solo fuera como vocales de la Junta Rectora, pero sabiendo ciertamente que en el correturno podían acceder a los cargos de mayor relevancia. Esta fue la tesis que, finalmente, asumió la Comisión, articulándose los preceptos correspondientes y aprobándose por unanimidad, tanto en comisión como, después, en asamblea.

C) Estatutos.- Se dijo en esta última Asamblea que los estatutos están paralizados. La pregunta, así pues, sería: ¿Por qué no han sido aprobados todavía por el Arzobispado? Y, según mi personal conocimiento del asunto, ésta sería la respuesta:

Después de varios meses en estudio en la oficina arzobispal, el portavoz de la Comisión de Estatutos fue requerido para entregarle una nota, en la que, alabando de modo muy ponderado la labor efectuada por dicha comisión para la elaboración del texto propuesto, se solicitaba aclaración sobre algunos puntos muy concretos de carácter meramente formal y se sugerían algunas rectificaciones o matizaciones, ninguna de las cuales afectaba al fondo de la norma, ni siquiera al sistema de nombramiento de cargos. Coincidiendo con el final del mandato en la presidencia de la Hermandad de Portadores de Jesús Nazareno, se propuso a la Asamblea General el texto ya adaptado a las enmiendas recomendadas por el Arzobispado; pero alguien manifestó que no debía aprobarse dicho texto sin que antes pasara por comisión. Y ahí quedó la cosa.

Nada se movió al respecto durante los dos siguientes ejercicios. Téngase en cuenta que la capacidad de convocar cualquier comisión le corresponde al Presidente.

Fue aproximadamente hace dos años, cuando se volvió a convocar reunión de la comisión. Y ocurrió que, habiendo cambiado algunos ponentes, sin tener en cuenta la unanimidad habida al aprobar el texto de que tratábamos, pretendieron, junto con otros que sí habían pertenecido a ella anteriormente, hacer una modificación sobre el fondo, al proponer el cambio del sistema de nombramiento de la presidencia. Se entabló la correspondiente discusión, sin que se agotara el estudio de ninguna de las propuestas y alternativas; incluso en la última reunión se llegó a insinuar que tal vez fuera conveniente asumir y aprobar un estatuto conforme al modelo tipo del Arzobispado para conseguir una rápida aprobación y regular nuestras peculiaridades en un reglamento de régimen interior. Después de esto, el año pasado alguien me preguntó por qué no se volvía a reunir la Comisión, a lo que contesté que yo no era quién ni tenía la facultad para convocarla, puesto que solo era un ponente; de ello hace, como he dicho, casi dos años… y así estamos.

**

Finalmente, quisiera recordarle a quien le competa que las comisiones están reguladas en los estatutos (arts. 32 a 35); son comisiones de trabajo, que pueden hacer propuestas para que las apruebe la junta rectora pleno, pero nunca tienen autonomía de decisión ni de disposición económica, dependiendo tales propuestas de que haya dotación presupuestaria o se arbitre el oportuno medio de financiación. Otra cosa supondría actuar arbitrariamente, al ser preceptiva la sanción de las propuestas por la Rectora. Y, por supuesto, la adscripción a cualquier comisión es totalmente voluntaria, jamás obligatoria y menos aún sujeta a penalización enconómica por absentismo. Es esta una cuestión jurídica, que puedo aclararle a quien tuviere la tentación de olvidar la norma. Desde luego, cualquier cambio de regulación requiere la reforma de los estatutos o del reglamento; y ésta ya sabemos que le corresponde, primero, a la Junta Rectora pleno; luego, a la Asamblea General (art. 42 de los Estatutos); y, finalmente, ha de someterse a la aprobación del Arzobispado.

Siempre a vuestra disposición. Saludos cordiales.

dijous, 9 de juny de 2011

ORDEN DEL DÍA DE LA ASAMBLEA DE LA HERMANDAD DE COFRADÍAS

Por si algún hermano portador /a tiene interés en solicitar que se trate alguna cuestión, según ya indicamos anteriormente (31 de Mayo), conforme a las normas aplicables, publicamos ahora el orden del día propuesto para la reunión del día 17 de Junio.

1.- Lectura y aprobación del acta anterior.
2.- Memoria bienio 2010-2011.
3.- Dación de cuentas.
4.- Admisión de la Cofradía Cristo Resucitado y María Inmaculada.
5.- Informe presidencia.
6.- Nombramiento como presidencia de la Cofradía de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la
Esperanza.
7.- Ruegos y preguntas.

En consecuencia, podéis enviar vuestras sugerencias o mociones al Secretario de la Hermandad de Portadores, Sr. Mira, a través de la dirección nazarenoxativa@hotmail.com.


dimarts, 7 de juny de 2011

DE NUESTRO ARCHIVO

JESÚS NAZARENO.

Poema de Ramón Díaz Mirete,

Publicado en el semanario “El Obrero Setabense”

el 12 de Abril de 1.930.


Entre los insultos de la soldadesca,

bajo un sol de bronce que entre nubes sangra,

Jesús Nazareno la cruz de su Gólgota arrastra…

Camina rendido

y a su paso, la turba exaltada

sus flancos golpea,

escupiéndole al rostro con rabia.

Y el Mártir, el Justo,

todo amor, todo fe, todo calma,

eleva su vista a los cielos

y en silencio avanza…

Una mujer bella,

entre el vil populacho mezclada,

conmovida ante el duro suplicio,

se dirige a Jesús, que se para

y la mira con honda ternura,

mientras por su frente lívida resbalan

rubíes de sangre, que al caer al suelo,

conviértense en rosas de grana.

¡Oh, Señor! ¡Oh, Señor! –dice ella

anegada en lágrimas-

y tendiéndole amante, los brazos,

con un blanco lienzo le seca la cara

mientras ríe la audaz soldadesca

y una ruin mujerzuela, pintadas

de carmín las mejillas, entona

canciones canallas…

De súbito, un grito

La Piadosa exhala;

¡en el blanco lienzo, del Mártir augusto

ha quedado la imagen grabada!

-¡Milagro! ¡Milagro!-

con asombro exclama,

y en el mismo instante

en que el lienzo sus manos levantan,

rinde su cabeza un sayón

con la férrea lanza.

Cae la pobre al suelo;

hieren el espacio recias carcajadas;

¡a los ojos serenos del Justo

asoman dos lágrimas!

Entre los insultos de la soldadesca;

Bajo un sol de bronce que, entre nubes, sangra,

Jesús Nazareno la cruz de su Gólgota arrastra…

dijous, 2 de juny de 2011

PUNTUALIZANDO

Un amable comunicante anónimo, que visitó nuestro "blog" el pasado veintiuno de Abril, con ánimo constructivo, introdujo un comentario a la crónica sobre la procesión de traslado de la muy estimada Cofradía de la Flagelación del Señor.
En esa crónica, a título personal y sin intención crítica alguna, quien esto escribe y firma -como allí- se limitaba a reseñar su impresión de que la participación de penitentes, cubierto el rostro con verduguillo, portando cruces y arrastrando cadenas, me parecía más propio de las tradiciones castellanas que de nuestras costumbres.
Así lo pensé apoyado en el hecho de que no formara parte de las vestas de nuestras cofradías más antiguas ninguna prenda destinada a cubrir el rostro. Ni en las barrocas indumentarias de la Purísima Sangre o el Santo Sepulcro, ni en las más austeras del Ecce Homo o N.P. Jesús Nazareno, que aun hoy conservan su antiquísima vestimenta. No consta, pues, que en origen sus penitentes se cubrieran el rostro (salvo que aparezcan datos contrastables que pudieran contradecirlo), lo que no es óbice para que en determinados momentos se introdujeran el capirote y la capa, como es el caso del Ecce Homo, aunque hoy -como sabemos- sus cofrades desfilen indistintamente con o sin ella, o incluso en el caso de La Columna, cuyos penitentes también usaron en algún momento el capirote como está perfectamente documentado.
Por supuesto, en ningún caso quise decir ni digo que sea criticable asumir como innovación motivadora la participación de disciplinantes al modo que comentamos. Este año ya hemos podido ver desfilar algunos en la procesión de traslado del Santo Sepulcro. Insisto: no se trata de negar su oportunidad, ya que incluso es posible que otras cofradías abran más pronto que tarde sus puertas a penitentes que quieran participar de forma totalmente anónima en la procesión con su peculiar indumentaria y rigurosa disciplina. Conste que lo digo con conocimiento de causa.
Así pues, de lo que se trata es de dejar sentado que para nada repugna el hecho de introducir ese estilo penitencial; pero ello no es óbice para comprobar si históricamente tiene precedentes en nuestra Semana Santa. Y hasta donde alcanzan las comprobaciones realizadas, podría afirmarse que no, pero sin que por mi parte pretenda dogmatizar, puesto que siempre cabe profundizar en el estudio de las costumbres antiguas y, en consecuencia, tendríamos, en su caso, que asumir la oportuna rectificación con base en documentos de autenticidad contrastada.
No obstante, con los datos que tengo a mi alcance, me atrevo a mantener la opinión ya manifestada en aquella crónica de la procesión de traslado del Santísimo Cristo de la Columna.
Veamos por qué: nuestro anónimo comunicante basó, sin duda, su aportación en un interesante y documentado trabajo aparecido en la Revista de Historia Moderna, nº 17 (1.998 -1.999), firmado por Javier Burrieza Sánchez, de la Universidad de Valladolid, titulado "Misiones y misioneros jesuitas en la Xàtiva de Nueva Planta", a lo largo de cuyas densas treinta páginas pormenoriza minuciosamente cuál era la situación de la ciudad recién devastada por Felipe V, y el por qué de la predicación de los misioneros de la Compañía de Jesús, basándose en unas cartas enviadas por el padre José Gamir al confesor del rey.
En el resumen introductorio se dice: "Se trata de algunas cartas enviadas por el padre José Gamir al confesor del rey, donde narra los métodos empleados por los jesuitas, sus sermones y predicaciones, las procesiones y otros actos religiosos encuadrados en esa exaltación de la religiosidad barroca que eran las misiones populares".
En ningún caso el articulista ni el padre Gamir se refieren a procesiones de Semana Santa, sino a aquellas que en su afán evangelizador, al estilo tremendista de la época y de la Compañía, se organizaban al finalizar cada misión. En concreto, aquella a la que se refiere el anónimo comentarista del blog se relata en el punto III del trabajo citado de Burrieza: "Misión de los jesuitas en Xàtiva (1.712)", y tuvo lugar como colofón de un novenario celebrado en honor a San Francisco Javier (nada que ver con Semana Santa). A mayor abundamiento, cabe mencionar y analizar el fragmento de texto que también transcribió nuestro respetado penitente anónimo:
"Dispuesto ya un Crucifixo en el altar mayor cerrado con cortinas, pendientes de sus llagas listones de nácar que finian en un cáliz - dispuso el Misionero los ánimos para aprovecharse de la sangre de Cristo en medio de un perdón general - fue la emoción, y lágrimas extraordinarias, tiradas las cortinas de la Santa Imagen - aquella representación de la sangre del Salvador, derramada por el perdón de nuestras culpas no hubo quien con sollozos no explicara su ánimo, fue el de todos arrojarse a los pies de sus mayores contrarios, que eran pocos en aquella ciudad los que mantenian enemistad". Sigue Burrieza: "Gamir narraba con gozo aquella reconciliación entre los setabenses. Las palabras que escribe el jesuita valenciano paracen calcadas a las que publica Calatayud años después en este "Arte y método" al que estamos recurriendo de forma constante: "ordinariamente, en los pueblos grandes y pequeños, donde asisten a la función, suelen aquella tarde y noche andar Parientes, Vecinos, Amos, Criados, Eclesiásticos, Nobles, Señoras, unos por las casas de otros a reconciliarse y hacer las paces (...) de suerte que parece una tarde de Jueves Santo según anda la gente". Y sigue Burrieza: "Es la conocida función de los enemigos. De alguna manera debían recordar los jesuitas a estos fieles de Xàtiva las devociones manifestadas hacia el patrón de las misiones."
Como vemos, solamente se nombra el Jueves Santo para decirnos que "la conocida función de los enemigos" se practicaba en la misión como si de Jueves Santo se tratara. ¿Por qué tenía lugar? Porque era la ocasión propicia, después de los sermones y motivación de la gente para que todo el mundo se reconciliara e hiciera las paces. Que esto tuviera lugar generalmente en Jueves Santo (precisamente por esa causa instituido Día del Amor Fraterno), no quiere en modo alguno decir que las penitencias extraordinarias al modo desgarrador descrito por Gamir, según se incluye en el comentario introducido en el blog, fueran habituales en las celebraciones de la Semana Santa ni atribuibles a una congregación concreta y determinada.
Ciertamente, aquellas espectaculares misiones solían programarse durante la cuaresma; pero, insisto, ni se deduce del trabajo que hemos comentado ni de su extenso contenido en citas bibliográficas se llega a otra conclusión que la dicha: el procesionar penitentes anónimos disciplinantes puede, a la sazón, ser plausible, pero no es trasunto de ninguna tradición setabense históricamente probada. Lo que no quiere decir que neguemos la posibilidad de que aparezca, fruto de la investigación, un punto de contradicción a mi tesis.

Puedo poner a disposición de quien me lo solicite el trabajo a que me he venido refiriendo, que contiene innumerables citas de otros autores, como Isaies Blesa, Ramírez Aledón, Ventura Pascual i Beltrán, etc., y muy en particular del Padre Pedro Calatayud, autor de una obra en "...que ofrece al público en dos tomos para mayor facilidad y expedición de los ministros evangélicos, párrocos y predicadores en misionar, doctrinar y predicar y para mayor fruto y bien espiritual de los próximos", obra posterior a las citas de Gamir y que nada tiene que ver con las celebraciones de la Semana Santa.
En fin, estimados amigos: nos hemos adentrado muy esquemáticamente en los entresijos de una época difícil; nada más y nada menos que el tiempo de una antigüa ciudad destruida por Felipe V, que luchaba por renacer, pero no solo materialmente, sino también espiritualmente. Me pareció sobrecogedora una frase leída en el trabajo base de este comentario en boca de Gamir: "Xàtiva era la ciudad más viciosa y escandalosa de este Reyno como era fama constante, y la ocupación continua de Virreyes y Ministros assi eclesiásticos como seculares..." Evidentemente, hacían falta misiones, prédicas y penitencias...

Vuestro, MIGUEL MIRA

_______________________

dimarts, 31 de maig de 2011

ASAMBLEA DE LA HERMANDAD DE COFRADÍAS

Aunque todavía no se nos ha facilitado el orden del día, en reunión plenaria de la Junta Rectora de la Hermandad de Cofradías de la Semana Santa Setabense, celebrada el día 30 del presente mes, se acordó convocar la celebración de la preceptiva Asamblea anual para el próximo día 17 de Junio, viernes, a las 20'30 h., siendo designado el salón de actos del Palau de l'Ardiaca como lugar de la cita. Los asuntos más importantes deben ser: el nombramiento de nuevo presidente y la dación de cuentas. Conforme a los estatutos, el turno de presidencia le corresponde a la Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza, cuyos representantes anunciaron en la citada sesión de la Junta Rectora que propondrán a D. Lorenzo Segarra para que ejerza el cargo, como vice-presidente de dicha cofradía, ante la imposibilidad de hacerlo su presidente D. Francisco Albero. La señora presidenta de esta Hermandad de Portadores ha remitido hoy mismo un "mail" a nuestros asociados con las indicaciones relativas a la norma vigente, según la cual deben asistir a la reunión de la Junta General al menos cinco directivos, siendo preceptiva la concurrencia de Presidente, Secretario y Tesorero de cada asociación. En su día, informaremos de aquellas cuestiones de general interés que se traten y deban ser difundidas.
ADVERTENCIA VÁLIDA PARA TODOS LOS PORTADORES/AS:
Según el artículo 14.6 de los Estatutos de la Hermandad de Cofradías, puede asistir a la reunión todo aquel que acredite ser cofrade de cualquiera de las asociaciones hermandas, quienes en el capítulo de ruegos y preguntas pueden pedir la palabra e intervenir en tiempo tasado de cinco minutos. También pueden presentar alguna moción respecto a asuntos del orden del día, haciéndolo por escrito sucinto, que debe entregarse al presidente (en este caso, a D. Rafael Esparza) o al secretario (hasta el momento, D. Julio Bellver) al menos dos días antes de la fecha fijada, aunque podéis hacerlo enviándonos un mail a nuestra dirección nazarenoxativa@hotmail.com, y nosotros haremos llegar vuestra propuesta a quien corresponda. Por tal motivo, cuando se nos entregue, publicaremos el enunciado de asuntos que se propongan para facilitaros el ejercicio de tal facultad, si fuera de vuestro interés.
Podéis pedir cualquier aclaración a este secretario que suscribe a través de nuestro correo.
Vuestro, MIGUEL MIRA

divendres, 20 de maig de 2011

TURNO DE CLAVARIO

Aunque Da. ELENA PASCUAL BATALLER no fue la primera que quiso ser admitida como miembro de la Hermandad de Portadores de N. P. Jesús Nazareno, sí que fue la que primero lo solicitó con éxito. Con ella se dejó ya de lado el atavismo de la masculinidad y de la altura para alcanzar el anda, abriendo el camino a sucesivas incorporaciones, de modo que ya hace unos cuantos años, desde 1.981, que esta asociación integra por igual a todos quienes se muestren acordes al cumplimiento de los estatutos canónicamente aprobados y del reglamento de régimen inerno. Así pues, la señora Pascual Bataller es la primera mujer a quien le corresponde por turno de antigüedad ser clavariesa de nuestra Hermandad; y por ello, en reunión de la Junta Directiva de fecha 19 de Mayo de 2.011, se le hizo ofrecimiento del cargo, que aceptó ilusionadamente, quedando integrada como miembro de dicha Junta por así establecerlo nuestra norma estatutaria. La Asamblea General habrá de ratificar el nombramiento en la próxima reunión que, D.m., se celebrara en la primera semana de Octubre, salvo imprevistos.
Felicitamos, pues, a nuestra hermana portadora Elena Pascual y le deseamos que Jesús Nazareno la proteja y la cuide en el ejercicio de su cargo como en su vida personal y familiar.
¡ENHORABUENA!
Por la Junta Directiva,
María Luisa Ramón Pérez
Presidenta

dilluns, 25 d’abril de 2011

Agradecimientos a una corrección, y a Pepe:

Hemos insertado un breve comentario de gratitud al publicado por La Dolorosa. Vedlo en Viernes Santo.
También, como allí hacemos, damos las gracias al amigo Pepe por su consideración.
En nombre de la Hermandad de Portadores, reitero nuestra gratitud por los comentarios que demuestran el interés por entrar en nuestro blog. Esto no puede ser sino motivo de satisfacción. Saludos cordiales, M. MIRA

RESURRECCIÓN



RESURREXIT!!


Por Antonio Verdeguer Sancho


A diferencia de los días previos que amanecían despejados y luego iban empeorando conforme avanzaban las horas, el Domingo de Resurrección despertó desde un principio gris y desapacible, con lluvias intermitentes, que ya presagiaban lo que a las diez y pocos minutos de la mañana anunciaba Don Pascual Llopis, párroco de Nuestra Señora del Carmen, a través de la megafonía: la Procesión del Encuentro de Cristo Resucitado y María Inmaculada no iba a salir a la calle, sino que la celebración tendría lugar en el interior del templo, a las diez y media. Hasta entonces fue llegando la gente poco a poco, si bien el templo no llegó a llenarse del todo. Está claro que no es lo mismo el desarrollo de un acto procesional en la calle que dentro de la iglesia, pero no apreciamos la misma expectación que el año pasado, esperemos que con motivo de la lluvia y no por haber pasado la novedad. A los representanes de la Hermandad de Cofradías se les asignaron los bancos centrales, donde afortunadamente, por fin, no se observó orden de colocación, lo cual es de agradecer después de las repetidas confusiones y en algunos casos absurdas tensiones generadas en la presidencia de cada procesión a la hora de situarse en el orden protocolariamente correcto. A las diez y media en punto empezó a desfilar un pequeño grupo de tambores de la "La Dolorosa", que entró por la puerta principal y subió hasta el coro. Acto seguido, entraron por la puerta de los escalones dos de los pendones recién confeccionados, que abrían paso a la imagen de la Virgen, portada a hombros por mujeres. La imagen del Cristo Resucitado, que ya se encontraba dentro del templo, junto al altar, precedida también de sus nuevas banderas, fue conducida sobre un carro al encuentro con su madre y, al quedar frente a frente en el centro de la Iglesia y según anunciaban los tambores, la imagen de Nuestra Señora fue inclinada reverencialmente tres veces frente a la de Cristo Resucitado y sonaron durante algunos minutos las campanitas, que previamente habían sido repartidas a los representantes de la Hermandad de Cofradías. Mientras, se entonó el cántico "Resucitó, resucitó, Aleluya ..." Ubicadas después las imágenes a ambos lados del altar, finalizó esta celebración para comenzar la eucaristía.

A la salida del templo parroquial, los representantes de la Hermandad de Cofradías asistentes al acto fueron fotografiados en grupo, como testimonio gráfico del cierre de la Semana Santa de este año, un dos mil once que, especialmente nuestra Hermandad de Portadores y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, recordarán con tristeza, pues ni los más viejos del lugar guardan memoria de ninguna Semana Santa en la que nuestra imagen titular no salga a la calle ni en la procesión de penitencia ni en la general del Santo Entierro, salvo -es sobradamente sabido- en los años de la Guerra Civil y, después, a partir de su reposición. Dos mil diez nos permitió cumplir integramente el programa tradicional; pero dos mil once nos privó de ello. No obstante, cofrades y devotos podrán ver a Jesús Nazareno sobre sus andas en la Colegiata-Basílica hasta el día siete de Mayo, en que está previsto devolverla a su camarín.


***

Reflexión

No pudieron las palomas volar al cielo tras aletear alegres sobre la Virgen; ni sonaron los cientos de campanillas tintineando la gloria del Resucitado; ni se oyeron los cánticos de victoria al constatar que Jesús había vencido la muerte, que el Señor es un Dios de vivos y no de muertos. No se oyeron este año en las calles próximas a la Iglesia del Carmen, pero habían sonado en la noche en cada parroquia, en cada templo; y lo que es más imporante, en nuestro corazón, porque el ángel del Señor nos anunció que Jesús ya no estaba en la tumba: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? (Lucas, 24, 6) ¡Cristo ha resucitado!. Reiteradamente se repiten en los relatos de la pasión aquellas palabras que Juan Pablo II gustaba de recalcar una y otra vez: ¡No tengáis miedo! Y las mujeres, que fueron las primeras en acudir a la tumba de Jesús, sin miedo, corrieron a nunciar a los discípulos la buena nueva; y, después, los discíplos, sin miedo y a riesgo de su vida, la extendieron como el Señor les había mandado... ¿Y nosotros? Parece que no nos importa dar testimonio de la fe que decimos profesar con un cirio en la mano y a cara descubierta. Pero ¿es sincera, totalmente sincera esa actitud u obedece a la tradición, a la costumbre heredada, al deseo de mantener unas costumbres o un hecho cultural? Pensemos que nuestra actitud es sincera. Y aun así ¿que hacemos en el día a día? ¿Somos consecuentes con nuestra fe?

divendres, 22 d’abril de 2011

VIERNES SANTO

I



LA CAMILLA




El tiempo inclemente impidió ayer procesionar la imagen titular de esta Hermandad de Portadores en tan significativo día. Quedó todo preparado, pero pudimos comprobar la desilusión en alguno de los rostros de nuestros hermanos. La tormenta que se desató a la madrugada hacía pensar en otra jornada lluviosa; pero la mañana despertó espléndida y soleada.

A su hora, salió del Ayuntamiento la procesión del Traslado del Cuerpo de Cristo al Sepulcro: La Camilla, con una participación, siendo buena, nos pareció algo menor a la habitual, al menos al principio, si bien fue nutriéndose a lo largo del recorrido. Sin duda, se notó más esa falta junto al anda, ya que el número de niñas con el atuendo de su primera comunión tirando de las simbólicas cintas blancas fue reducido. Como el día del traslado, la participación de cofrades con vesta fue mayor que otros años; también se mejoró la organización: tan sólo al final hubo un "corte" cerca de la Pl. de la Sèu, pero no demasiado llamativo que, además, se resolvió pronto. Quizás se me tache de insistente; pero otra vez he de constatar la falta de público expectador. Había alguna gente, pero no comparable con la de años anteriores. Si se quiere, ya en el extremo de la Corretgería y en la Pl. de la Sèu fue más notable esa expectación, pero mas bien se trataba de los acompañantes que se esperaron a ver entrar la imagen en la Colegiata que de público venido adrede.

Corporación municipal en pleno.

Hermandad de Cofadías en pleno y, desfilando en ella, vimos como novedad reseñable a los representantes de la Cofradía del Santo Silencio con túnica. Sabíamos que a su creación sus normas diseñaron esa vesta, pero practicamente sólo al principio hubo alguien que la usara para no volver a hacerlo nadie hasta ahora. Tenemos noticia de que es intención de la Junta Directiva promover la participación de esta cofradía en la Procesón General del Santo Entierro si se consigue un número al menos discreto de cofrades con vesta que acompañen al Santísimo Cristo del Carmen, titular de la congregación, en ese día. Ánimo y adelante. Seguro que lo van a conseguir.

II

VÍA CRUCIS

Al término de la procesión del "Entierro" y una vez se consiguió el silencio, en el interior de la Colegiata se rezó el Vía Crucis. Este ejercicio se vio este año más participado, al menos así me lo pareció, que en ocasiones anteriores. El texto para la reflexión en las catorce estaciones fue el mismo que se leyó durante el Vía Crucis público del pasado miércoles de pasión. Sigo pensando que resulta algo largo, aun siendo para dentro del templo. En la presente ocasión el crucifijo que se trasladaba me pareció de madera de olivo de los que se tallan en Tierra Santa y de allí se traen; imagen ésta que iba cambiando de portador de estacion en estación y con la que -al final- dio la bendición el Sr. Abad.

Entretanto, las visitas al Santísimo en el Monumento se sucedían, como de costumbre.Quizá debiéramos poner mayor atención al reflexionar sobre este acto de adoración al Sacramento, tal vez algo olvidado.

III

PROCESIÓN GENERAL



Esperemos que la tarde resulte meteorológicamente apacible y podamos celebrar el

Santo Entierro.

Esa nota la escribí a las cinco de la tarde. Ahora son las ocho y cuarto, cuando acabo de regresar de la Colegiata, donde después de una reunión de urgencia de los presidentes de las distintas cofradías, hermandades y congregaciones que integran la Hermandad de Cofradías de la Semana Santa de Xàtiva, el Presidente actuante, Sr. Esparza, ha anunciado la posibilidad de suspender la Procesión General si al cabo de una hora no cesaba la lluvia. La verdad es que la Colegiata era un hervidero de cofrades. Caras largas sin visos de esperanza, visto que caían chuzos de punta, pero allí se mantuvieron asidos a ese último cabo, que finalmente se soltó sin remedio. Eran las siete y media y seguía lloviendo sin parar.

Por nuestra parte se procedió al sorteo de medallas y de la antigua imagen de traslado.

Nicolás Pla Ferreres, uno de los más pequeños hermanos portadores, ha sido el agraciado, y el día 19 de Junio recibirá en su casa a Jesús Nazareno, esa imagen tan estimada por esta Hermandad (fue el primer Nazareno que salió a la calle después de la Guerra Civil), que conocemos cariñosamente como "El Pillet".

Después, nos hicimos una fotografía de grupo portadores y junta de la Cofradía, al lado de nuestra imagen, que, por cierto, lucía un precioso arreglo floral.

**

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración,"El Cachorro", no se resignó y al son de su banda de cornetas y tambores, dentro de la iglesia, "bailó" la imagen a su estilo, con el aplauso de los presentes. El Santo Sepulcro, el Santísimo Ecce Homo y Nuestra Señora de los Dolores (*), que se habían trasladado hasta la Colegiata a pesar de tiempo tan inclemente, debidamente protegidos, volvieron a sus sedes. No llegaron a salir de las suyas respectivas las imágenes de la Santa Cena, el Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza. Nuestra Señora de la Soledad y Jesús Nazareno serán vueltos a sus altares el día 7 de Mayo. El Señor de la Columna volverá a su casalicio junto a la Capilla de la Comunión. El Santísimo Cristo de la Palma, así como La Camilla, serán llevados en un vehículo cubierto hasta el domicilio del clavario, Sr. Pallás el primero y hasta la iglesia de los Santos Juanes la segunda. Y acabó así el Viernes Santo. Otra vez. Nos queda el día de Gloria: encuentro de resurrección. Me conformaría con que fuera tan esperada y participada como el pasado año. Confiemos en que amanezca un domingo radiante. Hasta entonces, vuestro Miguel Mira.
(*) Inicialmente, habíamos omitido la referencia a La Dolorosa.




ACLARACIÓN AL "FUSKAOR"

La entrada correspondienta a la crónica de la procesión del Señor de la Columna, firmada por Miguel Mira, ha mercecido varios comentarios, que agaradecemos tanto la Hermandad de Portadores como yo mismo. Hay algunos que han sido eliminados por su propio autor (El mismo Fuskaor ha suprimido uno de fecha 21); en ningún caso han sido excluidos por esta Hermandad y menos por quien esto escribe. Por tanto, quede claro que nuestra página está abierta y receptiva a vuestra opinión, sea favorable o desfavorable, puesto que enriquece nuestros conocimientos y, al propio tiempo, se divulgan noticias que no todos tienen el privilegio de conocer.
En cualquier caso, nos hubiera gustado agradecer nominalmente la colaboración, pero no podemos hacerlo así, ya que desconocemos la identidad de los comunicantes.

Quede claro, pues -repito- amigo "fuskaor", que nosotros no hemos borrado nada. Un saludo. Miguel Mira.

dijous, 21 d’abril de 2011

JUEVES SANTO. DOS TRADICIONALES ACTOS SUSPENDIDOS

I.- A la una de la tarde, cada Jueves Santo, se traslada desde la casa del clavario la imagen de Cristo Crucificado, del Santísimo Cristo de la Palma, hasta la Colegiata, donde permanece expuesta a la veneración de los fieles durante este día -uno de los jueves que reluce más que el sol- y es retirada el Viernes Santo hasta el momento de la adoración de la Cruz durante los oficios propios del día.


Hoy han acudido los cofrades hasta la casa que ha gozado de la presencia del Cristo durante el año con la convicción, después confirmada, de que no podríamos cumplir esa costumbre con la solemnidad acostumbrada. Después del natural cambio de impresiones, se decidió trasladar la imagen con el menor riesgo posible.

Se cumplió el ceremonial acostumbrado, colocando el ramo de rosas rojas rematado con la palma sobre el mástil del madero, y el grupo de cantores, pues el lugar lo permitía, cantó los motetes propios: Velum templi, Et omnis terra tremuit, Latro de cruce clamabat... Luego se introdujo la imagen en un furgón, debidamente protegida y atendida por varios portantes, para introducirla en la basílica. Al llegar, volvió a ser preparada con los cordones, el velo y el ramo, y el clavario actuante la llevó hasta el pie del altar, donde esperaba el Sr. Abad de la Colegiata. A la entrada y junto al altar volvió el coro a cantar los motetes. Para mí, resultó el acto especialmente emotivo. Una vez situada la imagen en su lugar, el sacerdote, como corresponde, pronunció una oración y exhortó a los concurrentes a asistir a la Misa de la Cena del Señor, a la que -según dijo con razón- ningún cristiano debería faltar. Después, el Prior de la Cofradía rezó un paternóster por los cofrades difuntos. Y, así, aunque con las incidencias propias de un Jueves Santo tan anormalmente desapacible, se cumplió el rito y, con él, nos vemos ya inmersos en el Triduo Pascual.


Vuestro, MIGUEL MIRA

II.- JESÚS NAZARENO.


Colaboración de Antonio Verdeguer Sancho.



"Como cada atardecer del Jueves Santo, desde el antiguo Convento de Santo Domingo, desfilaba imponente la venerada imagen de Jesús Nazareno, cuya larga cabellera mecía la brisa, con sus andas de plata y su manto barroco primorosamente bordado. Detrás solían ir algunas señoras penitentes, con los pies descalzos, en cumplimiento de un voto, cubierto el rostro por negro velo. Poco a poco avanza al son de clarines y al bronco ruido de las alabardas. Se viene la noche y la luna llena avanza no queriendo, sin duda, perderse el resplandor dulce que Jesús exhala".
Este es un párrafo entresacado de un antiguo libro de la Semana Santa Setabense. Es evidente que la referencia es a la antigua imagen procesional de Jesús Nazareno destruida durante la Guerra Civil; pero hoy, desgraciadamente, a causa de la inoportuna e impertinente lluvia, al atardecer de este Jueves Santo no podrá desfilar nuestra Hermandad de Portadores de Jesús Nazareno y su Cofradía con su impresionante y venerada imagen esculpida después de aquella contienda. La luna llena tampoco podrá avanzar y todos nos quedaremos sin "el resplandor dulce que Jesús exhala".



(Agradecemos esta colaboración sinceramente).

- Por nuestra parte, añadiríamos: aunque nos decepcione y sintamos cierta tristeza, no importa si la representación escultórica de la imagen de Jesús no sale a la calle, si al verla allí con ese rostro tan sereno, vuelta su mirada hacia tí reclamándote como su Cirineo, mueve tu corazón, nuestros corazones, a reflexionar sobre su paso por la Calle de la Amargura. No importa que no salgamos del templo, si en la Misa de la Cena del Señor ahondamos en nuestra firme creencia de haber sido redimidos desde aquel infamante suplicio y, además, agradecemos el poder gozar de la presencia de Cristo a toda hora, cada día, en el sagrario.


Esperemos que el Viernes amanezca el día con mejor talante. Dios lo quiera.






Un comentario:

Un compañero de Junta nos pasa el siguiente comentario referido a Les Cortesíes:


El Ecce Homo salió de su sede a las 22:55 h. bajo unas ligera llovizna que, a pesar de aparecer varias veces durante la noche, afortunadamente, no cumplió la amenaza que presagiaba. Danza dels Armats, típica confusión a la hora de situarse los representantes de la Hermandad de Cofradías y la procesión comienza. Pasa por la Plaza Sant Jaume y carrer Hostals con numerosos balcones adornados con colgaduras como es habitual. Comienza a aparecer a las 23:50 en la Plaza de San Francisco y se va ya desarrollando la ceremonia tradicional con la innovación, hace unos años, del canto coral a la Virgen del motete propio. Saludos de los pendones y preparativos para los saludos de la Virgen, no exentos de los, desgraciadamente también tradicionales malentendidos entre miembros de una y otra cofradía y algunas expresiones subidas de tono. Mala imagen. Concluye el acto y el Ecce Homo da la vuelta y espera que se vuelva a formar la procesión. Regresa por la Alameda con numeroso público expectante y sonido de algunos cláxones de coches de fondo, que festejaban la victoria que se acababa de producir de un equipo de fútbol. Llega a la Iglesia de la Merced y, antes de entrar, de nuevo Danza dels Armats y la imagen vuelve a su sede a la 1 h. de la madrugada y es depositada en su lugar habitual tras entonar las camareras el "Rey de espinas coronado..."


Agradecemos esta colaboración, que viene a enriquecer la crónica del tradicional acto de Les Cortesíes.

LES CORTESIES

Acabo de repasar la crónica del pasado 2.010 y no cabría más comentario, puesto que vale cuanto allí se dijo. No obstante, alguna pincelada diferencial sí que podríamos dar: sumaríamos a la participación constatada en aquel año la concurrencia de todavía un mayor acompañamiento y el aumento apreciable en el número de cofrades con vesta, con la particularidad de que en un significativo porcentaje eran mujeres, chicas jóvenes, incluso portando el anda de la Virgen, guapa como siempre. El Còr Polifònic repitió el motete "Qui comparabo te" y ya en la Plaza de San Francisco, abarrotada como es histórico, silencio hasta romper en espontaneo aplauso tras los saludos.


Como es tradicional, els armats, esa guardia pretoriana custodia del Ecce Homo, ofreció su típica danseta, y todo con la animación de las dos bandas setabenses, turnándose cada año el paso al que acompañan.

Un amigo y compañero me ha pasado un fragmento de un antiguo libro de la Semana Santa Setabense y aunque no ha mentado su autor, digo yo que debe ser del recordado D. Carlos Sarthou, promotor de aquella revista editada por la Hermandad de Cofradías llamada "Pasión", dedicada a estas celebraciones. Dice así:

"Desde tiempo inmemorial, cada Miércoles Santo, todo un pueblo se apiña para presenciar el saludo de la Madre a su Divino Hijo. Y en ese momento culminante, con la respiración entrecortada y en el más reverente de los silencios, la furtiva lágrima de los viejos al unirse con el asombro de los niños, es como rocío que abona el campo de las almas para que florezca el milagro de este sublime acto que se repite cada año y se transmite de generación en generación”.


Si la fecha de esta crónica es como pienso de pocos años después de la Guerra Civil, entonces lo del aplauso era impensable; lo de las señoras y señoritas con vesta, también. Yo recuerdo las habituales dificultades para trasladar la imagen de la Virgen desde la casa del Marqués de Montortal hasta la Colegiata y el escaso número de vestas, incluso entre los portadores. De este fragmento literario que he copiado, vale lo del más reverente de los silencios hasta el momento de la cortesía. En mi memoria está cómo a la señal para hacer la reverencia, los chavales y no tan chavales contaban: ¡uno..., dos..., tres...! Sin dudar que el acto resulta emocionante, pienso que el autor del relato transcrito quiso dejarnos una hermosa estampa y lo hizo; pero le quedó como un tanto exagerada.

Por supuesto, tanto La Cofradía de la Purísima Sangre como la congregación del Santísimo Ecce Homo intentan superarse y es de notar cómo a pesar de los signos adversos de estos tiempos, la gente responde, al menos en los actos externos. Y no me refiero a expectación, que en general -ya lo he comentado en días anteriores- no ha sido demasiada (salvo el Domingo de Ramos y anoche); me refiero a la presencia en cada procesión notablemente superior a años anteriores.

Pincelada final: si recordáis lo que relatamos el pasado sábado, ayer se volvió a repetir: final de la Copa del Rey; segunda parte de la prórroga; la gente que estaba viendo el partido no se recató para nada y volvió a oirse aquel grito: ¡¡goooool!! al paso de la procesión. Contrastes. Curiosos contrastes, como la falta de respeto al paso de la procesión por las proximidades de la zona de ocio. Los signos de los tiempos.

Vuestro, MIGUEL MIRA

dimecres, 20 d’abril de 2011

IMÁGENES

Me gusta presenciar la salida de las imágenes del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza de la iglesia de Nuestra Señora de la Merced, cada Martes Santo, y en cada ocasión recuerdo los avatares del retorno de ambos tronos desde la vieja fábrica de la Papelera de San Jorge; y como uno de los agentes del retorno fue quien esto escribe, francamente, no puedo ocultar mi sentimiento hacia esta hermandad de nuestra Semana Santa; y me alegro cuando veo, como anoche, la gran participación de fieles en el acompañamiento, esta vez ordenados delante de la imagen de Cristo; y cuando me doy cuenta de que, poco a poco, se va recuperando y aumenta la presencia de cofrades con vesta, esta vez ordenados delante de la imagen de la Virgen. María está guapa, triste, pero hermosa; pero, a decir verdad, me encanta recrear la mirada al posarla sobre el grupo escultórico de la crucifixión. Estabat mater... Son los gestos, es la expresión de cada figura, es la naturalidad conseguida por el escultor. A mí personalmente me mueven a elevar una oración desde una actitud de reconocimiento hacia quien cargó con mis culpas, hacia quien siempre transmitió una palabra de comprensión, de amor... Ahí tienes a ti madre... y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa. ¿Y nosotros? Y veo la imagen de María Magdalena y me conmueve; pero recuerdo también: No lloréis por mí... Hemos de reconocer el meritorio trabajo de la cofradía para mantener dentro de la religiosidad que nos es propia la dignidad con que desfila por nuestras calles; y debemos felicitar y agradecer a su Junta ese esfuerzo, animando a todos sus responsables a permanecer en la brecha, firmes y decididos. Enhorabuena.
Vuestro, MIGUEL MIRA