dissabte, 24 d’octubre de 2015

Y YA ESTAMOS EN MARCHA...

LA REENTRADA.
 
 
 
El presente mes de Octubre es testigo del comienzo de las actividades de la Hermandad de Cofradías de nuestra ciudad. La Junta Rectora ya se ha constituido con la nueva adscripción a sus cargos de los representantes de cada asociación. En la cúpula, preside Da. María Teresa Baldrés Pérez, presidenta de las Señoras Camareras de Nuestra Señora de la Soledad. La secretaría la ejerce la Cofradía de N.P. Jesús Nazareno, que ha designado para su ejercicio a Da. María Luisa Ramón Pérez. Ambas se han puesto de inmediato a trabajar ilusionadamente. Desde aquí les deseamos que estos dos años de su mandato sean provechosos y la actividad de la Hermandad sea rigurosa y espiritualmente fecunda. En este orden de cosas, el Sr. Abad, D. José Canet, ha querido tomar contacto, en conjunto, con las entidades con sede en la Colegiata, con las cuales se reunió el pasado día 21 de octubre en la Casa de la calle de Moncada. Asistió una representación de cada asociación; cada una de ellas se presentó, informó de sus actividades y allí departimos cordial y amigablemente. Informamos al Sr. Abad de que en todas las cofradías de Semana Santa radicadas en la Colegiata, a excepción de la Purísima Sangre, ha venido tradicionalmente ejerciendo el cargo de Consiliario el Abad, y éste mostró su acuerdo, de modo que se dará traslado al Arzobispado para el trámite de aprobación correspondiente.
D. José se mostró receptivo y dispuesto a conocer nuestras costumbres y tradiciones, quedando comprometido a prestar su auxilio espiritual a estas asociaciones, como también recibió el ofrecimiento de todas ellas a colaborar en lo que les fuera posible.

Proximamente les daré noticia sobre el Pregonero de la Semana Santa 2016.
 
Suyo, como siempre, M. Mira

 
 
 
 
 
 
 
 


 
 

 

dilluns, 21 de setembre de 2015

BENDICIÓN ABACIAL

                                                                       NUEVO CURSO

    En poco tiempo se han producido en la Iglesia de nuestra ciudad cambios significativos. Cesó en la Colegiata D. Arturo Climent, quien se despidió el pasado día 12 de Septiembre, y el siguiente sábado, día 19, el Sr. Cardenal Arzobispo dio posesión del cargo de Abad Párroco de Santa María a D. José Canet Canet. Digamos que, al propio tiempo, por razones de edad, deja también La Sèu el estimado D. Rosendo. Desde la Parroquia de Ntra. Señora el Carmen, D. Juan Antonio Agud pasa a ser canónigo en la Colegiata, quien será sustituido en breve por D. Rafael Vaello, conocido y estimado e n nuestra ciudad por el ejercicio de su ministerio ya hace algunos años en la Parroquia de La Merced, como vicario, y por su largo período docente en el Instituto José de Ribera y en el Colegio Padre Claret.
     Al parecer, estos serán, por ahora, los cambios, pero intuimos que, antes o después, habrá novedades. En todo caso, rogaremos al buen Dios que todo sea para su mayor gloria y para el mejor servicio de los fieles de Xàtiva.
    Debo reseñar el gozo experimentado anteayer, cuando al entrar con mi esposa en la Seo, tuvimos dificultades para encontrar un asiento; dificultades que fueron mayores para quienes vinieron detrás, porque el templo registró una asistencia extraordinaria, como hacía años no se veía. Gente de pie; gente que se procuró un lugar en los escalones del altar de Jesús Nazareno.  No me ocupé en contar los sacerdotes que concelebraron ni los servidores del altar, pero no me equivoco si digo que entre todos faltarían pocos para treinta. A excepción del Sr. Cura de Santos Juanes, por razones de su ministerio, estaban los otros tres párrocos, y nos alegró ver a D, Paco Doménech, nuestro querido amigo Paco; D. Miguel Santamaría, D. Vicente Richart y D. Joaquín Núñez con apoyo de su bastón, que no podía dejar de participar con su antiguo compañero en Salamanca,D. Antonio Cañizares, el Cardenal.  Larga procesión de entrada, revestido el nuevo Abad con casulla roja. El coro parroquial, entonando los cánticos litúrgicos con aceptable afinación. La familia del sacerdote protagonista de tan solemne acto, en el primer banco; en el otro lateral, el Sr. Alcalde y  varios concejales; Consejo de Pastoral, Cofradía, Camareras y Alets de la Virgen, en pleno, la mayoría con atuendo informal; muchos miembros de comunidades de base; buena asistencia de paisanos de D. José, llutgentins, así como feligreses de sus anteriores parroquias de Benetuser y de Valencia; y fieles de esta ciudad. Me pregunto, entre paréntesis, cuál hubiera sido el aforo cubierto si a la celebración hubiéramos asistido solo los setabenses. Cierro paréntesis. El nuevo párroco tuvo su sede, provisionalmente, al pie del altar y, acompañándole, a su izquierda el canónigo D. Rosendo, y a su derecha D. José Estellés, Cura de San Pedro. Ocuparon los primeros bancos a ambas partes del crucero los concelebrantes. No puedo referirles, aparte de los ya mencionados más arriba y del Superior del Seminario Menor, la identidad de los otros sacerdotes. Fotógrafos no faltaron, pero fueron discretos y no incordiaron demasiado. La eucaristía fue participada muy atentamente; hubo silencio y respeto y aunque la voz del Sr.  Cardenal  no es muy potente, se le entendió todo. Su sosegada y reflexiva homilía, basada en las lecturas del domingo 25 del tiempo ordinario, como no podía ser menos, estructuró sus paternales consejos dirigidos al nuevo Abad, sin olvidar por ello de impartir la enseñanza que de tales lecturas se deriva a ser asumida por todos. Llamó la atención el cantor que subió hasta el ambón para salmodiar, para cantar las letanías preceptivas, después, y para interpretar un canto final.    Nos llamó también la atención la sencillez de la mitra que eligió el Abad, por su tamaño y por la ausencia de innecesarios adornos.
        Agradecimos que el parlamento final de D. José fuera breve. En él dio muestras de campechanía y pudimos apreciar una magnífica voz, bien impostada, aunque la tuviera algo alterada a causa de los sudores por el trajín de su mudanza. Agradeció su presencia al Alcalde, con quien  quedo comprometido a fer-se un café, que pagaría ell; tuvo palabras para las instituciones propias de la Colegiata; para su familia, por supuesto; para quienes se habían desplazado desde otros lugares hasta Xàtiva y prometió seguir manteniendo, como lo ha venido haciendo D. Arturo hasta ahora, las puertas de los templos abiertas, como predica el Papa Francisco, y finalmente, advirtiendo que se repartirían unas estampas recordatorio, terminó el ceremonial con el canto del himno a la Virgen de la Seo, rezándose la oración final desde el pie de las gradas del altar de la Patrona, desde el cual el diácono –que revestía dalmática- pronunció el Ite Misa est.
    No es necesario resaltar el gran aplauso que atronó el templo cuando el Sr. Cardenal le impuso al nuevo Abad el anillo, le entregó el báculo y le tocó con la mitra.
    Pero lo hermoso y solemne de esta celebración no es mas que el comienzo de un camino, que esperamos sea fructífero; que sirva para beneficio de la pastoral de nuestra ciudad, tan necesitada de apertura a las periferias, como dice el Papa; tan hambrienta de sensatez, a la vez que motivada, alentada y firme en el testimonio de nuestra fe.
     Así lo vi. Miguel Mira

dijous, 6 d’agost de 2015

Y... TRES



MARE DE DEU DE LA SÈU, MISERICORDIA! (2)



LA VÍSPERA



      Ya hace años que quienes asisten al rezo del Santo Rosario a la Virgen de la Seo no tienen problema alguno si buscan asiento. Lo tienen disponible. Aquella masiva concurrencia de cuando éramos más jóvenes, quedó para el recuerdo y la añoranza. Por mucho que quiera encontrar alguna excusa, no la encuentro satisfactoria: la Patrona sigue siendo la Mare de Deu; el mes, Agosto, sí, ese, el de las vacaciones ahora y entonces; el calor, sofocante, pero ¿Cuándo ha sido clemente la meteorología con esta tórrida ciudad? Cambio generacional, me dicen. Antes los padres y los abuelos te hablaban del Miracle, te transmitían aquello que les era tan propio por fe o por tradición. No sé si me equivoco, pero da la impresión de que, salvo excepciones, si alguien te recuerda que se acerca el día de la Mare de Deu es para que no te olvides de que ahí cerca está la playa o la oportunidad de darte un garbeo por España. Otros, intentan sembrar, es cierto también; pero te amohinas sin asumir  aquello de no recoger el fruto de la siembra. Hay quien comenta que falta motivación… Puede ser. El Papa Francisco se harta de enviarnos a las peri-ferias; pero me da la impresión de que aquí mas bien nos quedamos con la segunda parte de esa palabra. ¡Está tan cerca el día quince!
         En el concierto, sí, sea de La Vella o de La Nova, da igual, lleno seguro, y en la Dançà, lo mismo. Y está bien, que no hay nada en contra. Pero…
Pues eso.
         Dice una de las estrofas de los gozos:
         De vuestro amparo propicio toda la ciudad blasona; que por teneros patrona, goza tantos beneficios, y es seguro indicio de la eficaz protección ...
          ¿No les parece una paradoja?
¿Que sigo siendo pesimista? ¿Qué exagero? Pues esperen que, sin solución de continuidad, llegamos al

DIA DE LA PATRONA DE XÀTIVA

Me dicen que la Misa de las Camareras estuvo muy concurrida, como siempre. Menos mal que  todavía podemos pensar en que queda ese remanente de secular devoción y cariño a María. Yo acostumbro a participar en la Misa Mayor. Como en el Rosario, haber asientos disponibles, los había; pero para lo que venimos viendo de unos años a esta parte, no hemos empeorado; pero tampoco es éste un consuelo.
Por cierto y en positivo: si en algo se notó cierta diferencia fue en la actuación del Coro Parroquial. Sensible fue la mejoría. Sacerdotes concelebrantes, los justos; los viejos, al menos, nos percatamos de algunas ausencias; pero, en fin, el calor no hizo mella en nosotros y pudimos rezarle a nuestra Madre por los nuestros, ausentes o presentes; por aquellos que se les esperaba pero no estaban… Nos hacemos mayores. Ya lo comentaba el otro día, y no hay apenas relevo. Sí que ha habido alguno en el grupo de Alets y Camareras. Pero la periferia sigue a lo suyo y nosotros también, a pesar de la Evangelii Gaudium… Léanla, por favor.
La rúbrica, siempre esperada, del Himno no estivo mal, pero no hay forma de oir algún intérprete que lo cante con el gusto y cariño que nace del sentimiento. Esperaremos a que la conjunción astral sea propicia en tempos venideros…

Y LA PROCESIÓN

Poco hay que comentar. Llama la atención que los vendedores de cirios ni se molestan en aparecer desde hace unos años. Ya nadie los usa y, por ende, nadie les compra… Pocos fuimos los atrevidos que  asistimos a este tradicional acto de culto a La Madre. De pena. Presidió el cortejo la Corporación Municipal (parte; como también estuvo en la Misa de doce). Vimos un buen puñado de falleras y una sola niña de Comunión. Hacía calor, mucho calor, es verdad; y lo notamos más quienes tuvimos la osadía de vestirnos de traje…
Antes he calificado la procesión “de pena” y así lo vi. Los Alets tuvieron problemas en las andas, porque no se cubrieron todos los turnos; hay personas que recogen su  tarjetita y luego no aparecen. Y ahora, como en la Semana Santa, se produce el “efecto Bermudas”. La Plaça de la Bassa se engulle buena parte de acompañantes. No sé si es cuestión de metros o de horario. Bueno, pues así somos. Superada la Plaça de la Bassa, llegados sin apenas nadie esperando la procesión, alcanzamos Españoleto y de ahí hasta la Colegiata, ni un alma. Poca gente en la Pl. de la Sèu. Poca gente en el interior del templo. Pequeña muestra de fuegos de artificio y corto Adiós del Sr. Abad, último como tal, después de veinte años. Sosa la recepción a la Patrona. De verdad, ¿Soy yo quien veo la botella medio vacía y debiera verla medio llena?
 En cualquier caso, sólo veo media. No está llena. Repito: ¿Qué nos pasa?
Vuestro, Miguel Mira

dimarts, 4 d’agost de 2015

MARE DE DEU DE LA SÈU, MISERICÒRDIA!




CINCO DE AGOSTO.

Día grande.  Festa grossa. Mare de Deu de la Sèu: “toc de retorn” al alba; eco de voces que amorosas cantan a la Madre bien temprano. No importa el calor; hoy queremos venerarte en esa bellísima imagen que talló Benlliure. Guapa, esbelta, orgullosa del Niño que lleva en brazos, redención copiosa, jamás suficientemente agradecida. Solemnidad…, pero lo fue mayor en tiempo no muy lejano. Devoción, que se mostraba a rebosar  desde el amanecer hasta el ocaso, bien que con cierta mengua en el presente…
Soy pesimista, es verdad, pero los hechos son los hechos. Me pregunto dónde está la frontera entre la manifestación de fe y la tradición; entre el amor filial y el arraigo cultural e histórico. No quiero anclarme en aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor; pero quizás no haya sido el mejorar la tónica de los últimos tiempos; ni siquiera me complace pensar en aquello de la pastoral de conservación…, eufemismo de lo rutinario.
            Hace unos días, desde este mismo lugar pregunté: ¿Qué nos pasa? Tal vez no sea tan llamativo   lo que se vive el día cinco como lo que se vivió el día uno. Tradición, sentimiento, amor, fe, costumbre… ¿Oración?
Virgen Santa de la Seo, Santa María, Madre de Dios y madre nuestra: rogad por nosotros que recurrimos a Vos, porque somos pobres pecadores necesitados de tu misericordia.
Queremos que nos cubras con tu manto cariñoso; pero, al propio tiempo, queremos que despiertes en nosotros un espíritu generoso y consecuente con esa fe que decimos profesar. No desoigas nuestra súplica.
            Sabemos perfectamente lo que quieres de nosotros. Ayúdanos a dar respuesta.

            Madre: a tus pies  implora tu bendición Miguel Mira.

dissabte, 1 d’agost de 2015

¿QUÉ NOS PASA?

HOY  ES ST. FEIU...

 


Nos ha salido un día gris, más bien fresquito, en contraste con las infernales temperaturas del mes que dejamos atrás. Subir hasta nuestra antigua catedral a oir misa, para mí, es de rigor y lo venía siendo para un buen número de setabenses…, pero hoy el ambiente estaba tan frío como el clima. El aforo no se completó (aquellos llenazos ya son historia); y por no estar, ni han estado los chavales de juniors con su chiringuito (ya están de campamento), ni ha habido organista, ni coro. Todo tan gris como el día. El desayuno en los aledaños de la iglesia ha quedado vacante. El atrio, silencioso…, añoranza de aquel bullicio, de aquella camaradería…¡Qué más daba el calor o la incomodidad! Para  nuestro Patrón , el acto ha debido quedar decepcionante. ¿Qué  está pasando?    
            Hoy el Señor Abad, único celebrante, ha recordado –como ha venido haciendo cada año, la trascendencia de este lugar sagrado, cuna de la fe cristiana en Xàtiva; y ha recordado el testimonio de aquel diácono, cuyo patrocinio heredamos de aquellos cristianos que fueron capaces de levantar esa maravilla gótica en piedra, que debiera ser algo más que una muda atalaya expectante (ni la campana suena ya) desde la falda del Monte Castillo…
                        Una de las personas que estaba en el banco contiguo, comentaba: a medida que se van a su último destino los habituales, no viene recambio…
            ¿Qué está pasando?
            Clamaba el Abad por tanto acontecimiento reciente y creciente en ocurrencias, y llamaba a al testimonio que nos es exigible, pero ante los signos de los tiempos es preciso gritar:
¡Qué nos pasa!  ¿Qué está pasando…?
              Pensad en ello, por favor…
            Saludos cordiales. M. Mira


HOY ES SANT FÉLIX…


Nos ha salido un día gris, más bien fresquito, en contraste con las infernales temperaturas del mes que dejamos atrás. Subir hasta nuestra antigua catedral a ori misa, para mí, es de rigor y lo venía siendo para un buen número de setabenses…, pero hoy el ambiente estaba tan frío como el clima. El aforo no se completó (aquellos llenazos ya son historia); y por no estar, ni han estado los chavales de juniors con su chiringuito (ya están de campamento), ni ha habido organista, ni coro. Todo tan gris como el día. El desayuno en los aledaños de la iglesia ha quedado vacante. El atrio, silencioso…, añoranza de aquel bullicio, de aquella camaradería…¡Qué más daba el calor o la incomodidad! Para  nuestro Patrón , el acto ha debido quedar decepcionante. ¿Qué  está pasando?    
            Hoy el Señor Abad, único celebrante, ha recordado –como ha venido haciendo cada año, la trascendencia de este lugar sagrado, cuna de la fe cristiana en Xàtiva; y ha recordado el testimonio de aquel diácono, cuyo patrocinio heredamos de aquellos cristianos que fueron capaces de levantar esa maravilla gótica en piedra, que debiera ser algo más que una muda atalaya expectante (ni la campana suena ya) desde la falda del Monte Castillo…
                        Una de las personas que estaba en el banco contiguo, comentaba: a medida que se van a su último destino los habituales, no viene recambio…
            ¿Qué está pasando?
            Clamaba el Abad por tanto acontecimiento reciente y creciente en ocurrencias, y llamaba a al testimonio que nos es exigible, pero ante los signos de los tiempos es preciso gritar:
¡Qué nos pasa!  ¿Qué está pasando…?
              Pensad en ello, por favor…
            Saludos cordiales. M. Mira