dilluns, 29 de febrer de 2016


“da capo”



         En este largo lapso de tiempo en stand by no es que hayan sucedido demasiadas cosas de significativo relieve para ser contadas. La actividad preparatoria de las próximas celebraciones de la Pasión, Muerte y Resurrección de  Jesús se ha desenvuelto con entera normalidad, bajo la dirección de Da. María Teresa Baldrés, que turna la presidencia de la Hermandad de Cofradías. Se han  sucedido las reuniones de la Junta Rectora y de las comisiones de trabajo, siendo de destacar el interés demostrado por el Sr. Abad, su consiliario, que ha asistido a todas las reuniones de Junta. Por nuestra parte, también se celebró el pasado Enero la Asamblea General, siendo de interés destacar el nombramiento de clavario, cargo asumido por el hermano portador D. Francisco Esplugues Barberá, después de la renuncia de quienes le precedían en lista de antigüedad.

         Dicho esto, cabe reseñar el primer acto oficial del presente ejercicio: el Pregón de la Semana Santa Setabense.

         Como saben, la Comisión correspondiente, desde hace algunos años, viene procurando alternar la intervención en tan emblemático acto de un pregonero seglar  y pregonero religioso. Así, después de la magnífica lección de Da. Rosa Ballester en 2.015, la propuesta presentada a Comisión, admitida unánimemente fue la de invitar a pregonar esta Semana Santa a D. Vicente Rovira Pérez. Ya saben: el que fuera cura párroco de los Santos Juanes desde 1.998 y los once años siguientes hasta que fue destinado a la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles de Silla. Entendimos que era oportuno, habida cuenta de la acción pastoral realizada en Xàtiva, en la más humilde de sus parroquias, levantada a pulso con su talente cordial, cercano y con su empatía y dedicación, y de su forma y estilo de predicar a Cristo: con lenguaje sencillo, sin retóricas ampulosas o hueras, directo, conciso, concreto, incitando a la reflexión, facilitando la interiorización de las líneas de pensamiento sobre los textos que se meditan.

         Y a fe que no nos equivocamos, como también acertamos al elegir el Templo Colegial como lugar idóneo para este acto. La asistencia fue extraordinaria. Incluso la representación  del consistorio setabense, con el Sr. Alcalde en la presidencia nunca se vio tan nutrida. No faltaron los señores consiliarios.

         El hilo conductor del pregón fue, uno tras otro, cada uno de los pasos y cofradías penitenciales que procesionan en nuestra ciudad, comenzando por la Entrada de Jesús en Jerusalén “La Burreta” y acabando con la Soledad de María y la Resurrección de Jesús. Recorrió D. Vicente el camino del Calvario, deteniéndose a reflexionar sobre lo que significa cada escena de la pasión, incluso resaltando el valor del silencio dando la pista exacta de cuál es la actitud que cada cual hemos de asumir  ante los hechos que se nos relatan plásticamente.  No faltaron menciones especiales a la Santa Cena, con singular y afectivo recuerdo para D. Rafael Soler Pont, que fuera tantos años presidente de esa hermandad; y para la Cofradía del Traslado del Cuerpo de Cristo al Sepulcro, motor de una gran devoción popular en la mañana del Viernes Santo, en ambos casos con e         vidente emotividad, que mantiene viva en su  memoria. Tendremos (espero que sí) oportunidad de  leer el texto completo más adelante. Les aseguro que no tiene desperdicio, porque D. Vicente Rovira no suele dar puntada sin hilo.

**

         Abrió el acto Da. Isabel María Cortés con la discreción que le caracteriza; presentó al pregonero quien esto escribe; agradeció la asistencia a los concurrentes y, por descontado, al Pregonero su disponibilidad, la presidenta de la Hermandad de Cofradías, con palabras sencillas y muy sentidas, cerrando el acto el Sr. Abad, D. José Canet Canet, también con brevedad y con la expresividad que le caracteriza. Rubricó este primer acto preparatorio de nuestra Semana Santa la orquesta de la Sociedad Musical La Nova, ofreciendo un breve concierto, muy aplaudido, de música barroca, bajo la batuta de su nuevo director D. José Miguel Fayos Jordán, que con el “bis” Mater Mea, transcripción para orquesta de cuerda de D. Julio Juan García, satisfizo a todos.

**

         Ahora ya, a esperar los inmediatos traslados de las imágenes de clavario.

**

         Como siempre, agradezco a quienes leéis estas crónicas vuestro interés.

         Con afecto, Miguel Mira