dijous, 16 de juny de 2016

SE HA PUBLICADO EN LA VEB DE LA HERMANDAD DE COFRADIAS




UNA ACOTACIÓN DE MIS REFLEXIONES SOBRE EL CORPUS CHRISTI EN XÀTIVA.
Por Miguel Mira Manzanaro

Según mi personal observación, año tras año, la procesión de procesiones no es, hablando sinceramente, el homenaje más expresivo y participativo de la catolicidad de Xàtiva. Es esta una lamentación que desde el blog de la Hermandad de Portadores de Jesús Nazareno vengo patentizando reiteradamente. Pero este año he de añadir una coda… Porque este año fue invitada la Hermandad de Cofradías a facilitar hombres, mujeres y niños (cuarenta, a poder ser) para que asumieran la figuración de los personajes bíblicos que desfilan integrados en esta manifestación eminentemente religiosa, aunque trufada de elementos culturales. Pues bien, algunos menos de los figurantes que se solicitaron, poco más de veinte, aceptaron el compromiso i desfilaron… Me pregunto: ¿Puede estar satisfecha no ya solo la Hermandad como tal institución, sino cada una de las cofradías, hermandades y congregaciones de Xàtiva,  por haber participado en la procesión de procesiones de ese modo?
            A cada uno de nosotros, cofrades o congregantes,  ¿Nos parece de recibo que uno de los días más grandes de la Iglesia,  el día de Corpus, ni estemos ni se nos espere, limitándonos pasivamente a ver desfilar la cohorte cívico-folklórica y cultural, y, de paso, a Cristo Sacramentado…?  Claro, esto no es Semana Santa y, al parecer, valga la ironía, nada tiene que ver el Jueves Santo con el Corpus… ¿Nada tiene que ver que se esté celebrando el regalo impagable, el tesoro de la dación total de Cristo a su pueblo, a su Iglesia, como para que nos molestemos en preocuparnos de que la única procesión que tiene el pleno sentido devocional y la plena exigencia del testimonio de nuestra fe, merezca nuestra presencia, nuestra disponibilidad a colaborar, a motivar a nuestra gente, a moverla de sus asientos?
            Pues eso. Pienso que esta cuestión merecería una seria reflexión..