dijous, 21 de juliol de 2022

Y ... LLEGÓ LA HRA

 



            La Junta Directiva de la Hermandad e Portadores de N. P. Jesús Nazareno vio prorrogado su mandato a causa de las restricciones establecidas durante la pandemia, Por ello, desaparecido este inconveniente, procedía dar cumplimiento al mandato estatutario. No obstante, la asamblea celebrada en Noviembre de 2021, ante la proximidad de la Semana Santa del 2022, decidió mantener en sus cargos a los directivos hasta una vez acabadas las celebraciones más inmediatas, de modo que se convocara de nuevo el máximo órgano de gobierno de la asociación el siguiente mes de mayo de 2022. Y así, la convocatoria se cursó en mayo y la reunión se celebró el 22 de junio pasado, siendo el asunto principal del orden del día, precisamente, la renovación de la Junta.

            Aun siendo muy exigua la asistencia, el caso es que se cumplió el encargo y, manteniéndose como se mantuvo el grueso de los directivos ya ejercientes, sí que hubo variaciones en la composición de la Directiva.

             Presentó su candidatura Dª María Luisa Ramón Pérez a la presidencia y se acogió satisfactoriamente por los concurrentes. Seguirá, pues, en la brega durante estos años en que, sucesivamente, nuestra asociación ha de ejercer, primero, la tesorería de  la Hermandad de Cofradías y, seguidamente, la secretaría. Todo saldrá adelante, si Dios quiere. Agallas, haberlas, haylas y medios humanos también.

            Por mi parte, consideré que procedía ya el relevo, porque yo, mis circunstancias y mi provecta edad, llamaban a rebato a compañeros más jóvenes y capaces. Así pues, después de celebrada la junta general y ya cesado en aquellas funciones, envié por correo electrónico a los hermanos portadores la siguiente despedida:

            “Estimados/as “nazarenos”: como sabéis, renovada la Junta Directiva, el cargo de Secretario ha recaído en el hermano portador Paco Perales, que ejercerá con la colaboración del Vice-Secretario Ximo Matéu. Ayer sábado procedimos a la entrega de los documentos propios de la secretaría y traspaso de cuantos datos y claves le va a ser imprescindible al nuevo equipo para trabajar. Por tanto, quiero aprovechar este espacio para anunciaros que he dejado ya mi tarea, tan  gratificante durante todos estos años de mi segunda etapa como secretario de la Hermandad de Portadores. Pero, sobre todo, quiero poner el máximo énfasis en el mayor de los agradecimientos a mi Vice-Secretario, que me ha prestado sus ojos en las reuniones y me ha facilitado la redacción de las actas con la aportación de sus notas y borradores. ¡Gracias, Paco! Sé que seguiremos en contacto, pero era preciso decirte públicamente que ha sido para mí una gran satisfacción contar contigo y un honor saberme sujeto activo de una amistad sincera e incondicional.

            Ni qué decir tiene cuál ha sido el placer de compartir las tareas de la Directiva con los compañeros de junta, a quienes agradezco su respeto y su demostrada empatía; y más todavía, no creo que ningún secretario haya gozado de la confianza, de la confidencialidad, de la atención y del respeto que ha tenido para conmigo la Señora Presidenta. María Luisa ha aceptado incluso mis impertinencias y las ha perdonado, y todos sabéis el aprecio que me tiene. Sabe que yo siempre estaré ahí, es decir, para aquello que fueren  necesarios mis pobres conocimientos.

            He tenido que adoptar una decisión como la que he tomado con la emoción a flor de piel, porque era hora del relevo. 

            A esta renovada Junta, como se desean los peregrinos: ¡Buen camino!

            La meta, Nuestro Padre Jesús Nazareno, es lo que cuenta, y sabemos que nosotros lo somos todo para Él.

            Con todo mi afecto,  MIGUEL MIRA MANZANARO, “Secretario emérito” ¿Vale así?

                                                       



 

 

dimarts, 7 de juny de 2022

Reencuentro

 

         UN DÍA CON Y PARA EL CORO

 

         Convendrán conmigo en que después de tres años de vida condenados a la catacumba pandémica; después de sufrir restricciones hasta en el modo de respirar; coartados en nuestros hábitos y encorsetados por normas y más normas, esperábamos que 2022, levantado el cerco, sería como una explosión en todos los ámbitos; y lo ha sido, pero menos. Refiriéndonos al ámbito de la Semana Santa, hemos visto a la gente cohibida, temerosa. La asistencia a los actos litúrgicos no ha pasado de discreta; y no es que para fortalecer nuestra fe católica sean imprescindibles las procesiones, pero siendo como son una parte de nuestro patrimonio religioso-popular-cultural, si en la calle hubo numerosa expectación, en los desfiles procesionales fue parca la respuesta, incluso en algún caso fueron decepcionantes. No fue así en nuestro caso, porque cumplimos dignamente. Sin llegar a la ciclo génesis explosiva, calladamente, cumplimos, pero ojo: todo es mejorable, no nos vengamos arriba. Dicho esto, quisiera poner en valor dos aspectos significativos: de una parte,  cuando una hermana o hermano portador se acerca al anda, mira el rostro de Jesús y siente la mirada serena e interpelante del Nazareno; y cuando acerca el hombro y lo ciñe a la almohadilla asume el carácter de cirineo, queriendo manifestar el sincero deseo de aliviar a Cristo en la llevanza de la Cruz. Y eso emociona, aunque esa íntima emoción no se externalice.

         En cierto modo, de otra parte, somos celosos de nuestras  tradiciones y, así, alguna se perdió y se ha recuperado; pero hay una que hemos procurado conservar y, gracias a Dios, no se ha perdido: el motete, ese canto polifónico cuyo origen se pierde allá por el siglo XIII, y que nos recuerda pasajes bíblicos como el “Eram”, tomado del profeta Jeremías ,11, 18-20, o Isaías, 53, 7-8, música que al escucharla nos remueve el ánimo…

         A fuer de ser sincero, quería llegar a este punto, porque si bien, tradicionalmente, ese motete se ha venido interpretando, año tras año, durante la procesión de penitencia del Jueves Santo, por un  magnífico grupo de esforzados músicos y cantores de nuestra ciudad, que son ya parte inseparable del culto a Jesús Nazareno desde inmemorial, de unos años a esta parte, gozamos de la extraordinaria y totalmente desinteresada colaboración de un grupo excepcional de cantantes, que nos acompañan también el Viernes Santo. Vinieron y vienen de la mano de nuestro hermano portador D. Francisco José  Perales Ferre, y su participación capta de tal modo la atención que, a su paso, enmudecen hasta los susurros de la gente que, expectante, tras el toque del clarín, espera ver a Jesús cuando camina hacia el Calvario.

         Y nosotros queremos agradecer esa impagable colaboración. Para ello, excepción hecha de los años de confinamiento, invitamos a este grupo a comer con nosotros y gozar de ese modo de su compañía y departir en una jornada festiva.

         Ya otros años lo hicimos, pero cabe dejar constancia del evento celebrado el pasado día 4. Pensamos que podría ser interesante o bien subir al Castillo o visitar el complejo hípico “La Font del Saladrar”, en llosa de Ranes, que regentan nuestro hermano portador Rafa Aparicio y sus hermanos Luís y Vicente. Ni qué decir tiene que Rafa recibió la sugerencia no solo de buen grado, sino muy satisfecho y contento de la idea. Así pues, tras los preparativos logísticos, hechas las reservas de plaza por quienes lo tuvieron a bien, se organizó el siguiente “protocolo”: a iniciativa de Paco Perales, fuimos convocados para asistir a la una del mediodía a casa del hermano portador Marcos Soriano, donde se halla como en la propia la imagen de Jesús Nazareno, que talló el escultor Rodilla, es decir, la de traslado, por decisión de la señora clavariesa Gracia Rovira Granero; y allí fuimos acudiendo. Sería, poco más o menos, la una y media, nuestros amigos del coro, ante dicha imagen, engalanada como de fiesta grande, cantaron nuestro  motete. De tal modo lo vivimos que a más de uno le subió un nudo a la garganta o se le nublaron los ojos o ambas cosas. Les dimos las gracias y  ya dispusimos la marcha hacia La Llosa.                    

         El mismo ambiente cordial y distendido nos acompañó en El Saladrar, donde Rafa y Luís nos recibieron con los brazos abiertos y con unos buenos cubos con cerveza bien fría. A quienes quisimos nos acompañaron a ver las punteras y vastas instalaciones del club, algunos pudieron acariciar a preciosos y dóciles  ejemplares que asomaban sus nobles cabezas a través de las abiertas rejas de su cuadra; otros, mayores y niños, en el recinto de un enorme picadero cubierto, tuvieron ocasión de montar un dócil animal, ayudados por una amable monitora. En lo que a mí y a mi esposa respecta, nos acompañó Luis y nos explicó detalladamente aquellas amplias y excelentes instalaciones. Me llamó la atención aquella gran piscina, su agua siempre manando, procedente del manantial propio de la finca y que da nombre al paraje…

         Y así, al dar fin el recorrido, nos sentamos a la mesa los más de cuarenta comensales, que degustamos cada cual según lo elegido, gozando de nuevo de la atención de los anfitriones y de las camareras que sirvieron la comida. Lógicamente, entre amigos y en tan grata compañía, se alargó la sobremesa; ya servido el café, la señora presidenta entregó a nuestros invitados sendas cazuelitas de arnadí como recuerdo del día de su agasajo.

         Desde aquí, vaya nuestro reconocimiento más sincero y cordial a colaboradores tan extraordinarios, con el deseo de que podamos repetir nuestra común participación el próximo Viernes Santo y, si es posible, un día de asueto tan cordial afable y fraternal como lo fue el día cuatro de Junio de dos mil veintidós en  

 “La Font del Saladrar”.

         Gracias Rafa, Luís y Vicente. Sabéis que se os quiere.

         Vuestro, Miguel J. Mira.

dimecres, 13 d’abril de 2022

EN LA VIGILIA DEL JUEVES SANTO 2022

 


            

 

Hoy la Sra. Presidenta, pensando ilusionada y emocionadamente que mañana, Jueves Santo, tendremos la dicho de poder salir a las calles de Xàtiva con nuestra imagen titular, nos ha pasado una exhortación que reproduzco y unas magníficas fotos de la procesión de traslado, como buen presagio de la deseada procesión de penitencia, añorada con un fuerte sentimiento de  los hermanos/as portadores.

 


 

            “Estimados/as Hermanos/as Portadores.

            Mañana, Jueves Santo, a las 20:00 h. tenemos calendada, como sabéis, nuestra Procesión de Penitencia, confiando por ello ¡¡que cesen las lluvias y la meteorología nos sea propicia!!

            - Procuremos estar en la Colegiata con antelación,  a ser posible, a las 19:40 h., para organizar debidamente y sin agobios, sobre todo, la llevanza de las andas con nuestra venerada imagen, y también, claro es,  faroles, cruces, pendones y estandarte.

            - Ni qué decir tiene que atenderemos las indicaciones del jefe e anda y de los arregladores que velan por la observancia del orden requerido durante la procesión.
            - Desfilaremos, pues, ordenadamente, con una prudente y generosa separación entre portadores; y evitaremos a toda costa “corrillos, cortes y entradas y salidas durante el recorrido.

            - Además de los cirios y las mascarillas moradas, se repartirán a  los niños/as las tradicionales “varitas”, que al finalizar se deberán dejar en el punto de llegada, o sea, junto a la cancela Norte de la Colegiata.


 

            Después de tanto tiempo, ¡¡volveremos, si Dios quiere, a procesionar nuestra Imagen titular!! Os confieso que estoy muy emocionada. Es éste  un sentimiento, sin duda, compartido por todos y pienso que Jesús Nazareno nos mirará complacido y querrá que mostremos su rostro radiante a Xàtiva en la calle. Pero, si así no se nos concede, en todo caso, le daremos gracias por todos los bienes que a diario nos concede.”

            ¡Muchísimas gracias!!

            María Luisa Ramón Pérez.



dissabte, 9 d’abril de 2022

Ya comenzó el trajín...

            No sé si alguno de ustedes habrá echado de menos las croniquillas con que ilustré este modesto altavoz casi mudo desde 2019. He salido cada noche a ver los tradicionales intercambios de las imágenes de clavario, traslados que han tenido una respuesta irregular. Les soy sincero: alguna decepción me llevé. Creí llegado el momento de una reacción positiva, explosiva, como respuesta a tres años atípicos, agobiantes, ¡pero no! Ni los partícipes en los traslados ni la expectación en la calle han sido nada del otro jueves. Si acaso, anoche, la bella imagen de La Piedad se vio bien arropada por sus numerosos cofrades y por un acompañamiento, comparativamente, excepcional “ma non tropo”. En ambos sentidos, algo inferior a lo acostumbrado. Eso sí, la Primitiva hizo pleno. Como siempre, precioso el arreglo floral de las andas.

 

 



            Hoy, por nuestra parte, hemos puesto a disposición del clavario 2019, Ximo Vinaches, todos los elementos necesarios para procesionar mañana, Domingo de Ramos, la imagen de clavario. También ha sido extraordinario este ejercicio, puesto que, al no ser posible efectuar la procesión el año 2020, se ofreció a los/las portadores optar por la custodia de la imagen entre 2021 y 2022, ya que el último clavario ya la poseía el tiempo de dos turnos. Así, sin protocolo, le fue depositada en su domicilio a Mamen Gisbert, quien esta misma mañana lo ha devuelto a casa de Ximo Matéu para que mañana, pueda serle trasladado a la clavariesa de 2020, Gracia Rovira Granero, reanudándose así el turno ordinario. Queremos pensar que la respuesta de nuestra gente va a ser la que esperamos, tanto en este acto como el Jueves y el Viernes Santos.

    Gracias por vuestra atención. Miguel Mira