dissabte, 3 d’abril de 2021

VIERNES SANTO, 2 DE ABRIL DE 2021

 Eram…

    Emotivo ha resultado el acto celebrado esta tarde ante el altar de Nuestro Padre Jesús Nazareno al término de los Oficios de Pasión.           

 Teníamos acordado celebrar el sorteo de la antigua imagen de traslado, como hacemos según el reglamento de régimen interno cada Viernes Santo una vez acabada la procesión de penitencia, pero esta vez privados de tan histórica devoción por causa de las restricciones, esa cruz que necesariamente nos vemos obligados a abrazar, tuvimos que modificar el modo de hacerlo. Comentado con el Sr. Abad, pensamos que no debíamos quedarnos en una simple insaculación, sin al menos dedicar una oración a Cristo en súplica por nuestra salud corporal y espiritual. Item más, aunque gozamos de dos videos extraordinarios procesionando nuestra imagen titular en Viernes Santo con el acompañamiento del canto coral, creímos que sería oportuno ofrecer en vivo a Jesús en el trascendente momento de pasar “de este mundo al Padre” recordado litúrgicamente momentos antes, aquellos versículos de Jeremías profetizando las insidias urdidas contra el Siervo de Yahvé: “talemos el árbol en su lozanía…”. Y así se ha hecho. 

    El Sr. Abad, después de la introducción músico vocal con el “Christus factus est” de J. Bta. Comes,   ha dirigido una breve ofrenda con sus letanías a Jesús Nazareno en el mismo altar, que ha acabado con el rezo del Padre  Nuestro, posteriormente  cantado por los cantores en la versión de Maurice Duruflé: “Notre Pere”, seguido del motete tradicional “Eram quasi agnus inocens…”

 

            Ya teníamos los portadores asistentes desde el principio un nudo en la garganta, cuando al sonar ese profético canto, íntimamente afectado  nuestro ánimo, hemos sentido deslizarse una lágrima de unos  enrojecidos ojos expectantes y sentido latir el corazón con la desazón de quien espera y no comprende por qué no alcanza eso que espera, pero pone enteramente en Dios su confianza.

            No nos nacía aplaudir, porque el sublime momento de cantar rezando o rezar cantando nos parecía demasiado breve; rezando así podríamos haber seguido mucho más tiempo, pero hubimos de descender de lo alto de aquel  Tabor al sentir la mirada cómplice de Jesús, que sonreía diciendo: “Andad, amigos, ¡tome cada cual su  cruz y sígame!

***

   


    La imagen de Jesús sorteada en el acto que os relato será próximamente recibida en su domicilio por la hermana  portadora Romina Hernández García. Desde la Hermandad de Portadores felicitamos a la familia de portadores nazarenos en la seguridad de que velará por ellos con su amor y cuidado misericordioso.

            Como siempre, un cordial saludo. Vuestro, Miguel Mira

-Fotos del dia 2,cedidas por D. Alfonso Rovira.

dimarts, 30 de març de 2021

No pudo ser así...


   No, no pudo ser en 2020; tampoco en 2021; pero debía ser factible que nuestra venerada imagen de traslado pasara al domicilio de otro hermano/a portador. Por ello, respetando los derechos de la clavariesa Da. Gracia Rovira, se abrió un turno extraordinario exento de protocolo y manifestación externa, a causa de las limitaciones de movilidad y en este turno, entre los optantes inscritos, la señora portadora de más antigüedad, Da. María del Carmen Gisbert Merlo, el 28 de Marzo, Domingo de Ramos, A presencia de varios miembros de la Junta Directiva, Señora Presidenta de la Cofradía hermana, y otros hermanos portadores, desde la casa del clavario saliente, D. Ximo Matéu Vinaches, nuestro Nazareno fue trasladado en automóvil hasta el domicilio de la clavariesa extraordinaria. Allí fue recibido también por las mismas personas antedichas y se dejó constancia escrita en diligencia que firmaron los clavarios, la señora presidenta de la Hermandad de Portadores y el secretario, para su inserción en el libro de actas.

        Confiemos en que el buen Jesús escuche nuestra súplica y permita que todo se normalice el próximo 2022.

        Con afecto, Miguel Mira

 


 

dimarts, 5 de gener de 2021

DON MANUEL EN NUESTRO RECUERDO


 

            El que fuera durante dieciséis años Abad de la Colegiata Basílica y Párroco de Santa María, para nosotros La Sèu, el Ilustre Señor Rvdo.  D. Manuel Soler Espí, en la actualidad canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Valencia, celebrando allí la Santa Misa el día 2 de Enero de 2021, sufrió un desvanecimiento, preludio de su acogida por el Buen Dios, que recibió su alma el domingo 3, después de unas horas de permanencia en cuidados intensivos.

            Fue nuestro consiliario, y fue un gran sacerdote; pero también y en gran medida, un hombre bueno.

            Su disponibilidad fue proverbial y demostró sobadamente cómo se podía ser recto en el obrar a la vez que conciliador cuando la ocasión lo requería.

            En su densa predicación, siempre proclamó la Palabra en profundidad, pero perfectamente inteligible, con leal sentimiento y amor sin límites al encargo pastoral que había recibido.

            En el plano personal, le dio pleno valor a la amistad, amistad que demostró profesar sin cortapisas y, siendo amigo, lo era también a jornada completa, preocupándose por el más mínimo detalle y respondiendo a cada necesidad sin mirar el reloj. Podríamos testimoniar unos cuantos ejemplos de primera mano.

            En este espacio de nuestro blog, hemos creído que podíamos y debíamos dejar constancia de nuestro agradecimiento  y de nuestra plegaria a Jesús Nazareno, junto al cual estamos seguros que descansa en paz.

   Querido D. Manuel: interceda por nosotros.

            María Luisa Ramón Pérez. 

dimarts, 22 de desembre de 2020

¡¡¡BON NADAL!!!


 

En vísperas del natalicio de quien es el autor de la VIDA, quisiera llegar a vuestro corazón con un sincero deseo de que Nuestro Padre Jesús Nazareno nos la conserve a todos para seguir sus pasos en aquello que como portadores/as nos atañe. 

Por eso me ha parecido representativa la fotografía/felicitación adjunta, porque en ella aparecemos en camino, en movimiento, como en ofrenda de servicio, agradecidos por regalarnos la vida.

En esta Navidad tan atípica, os deseo cuanto de bueno seais capaces de desear
 
MARÍA LUISA RAMÓN PÉREZ