dilluns, 25 d’abril de 2011

Agradecimientos a una corrección, y a Pepe:

Hemos insertado un breve comentario de gratitud al publicado por La Dolorosa. Vedlo en Viernes Santo.
También, como allí hacemos, damos las gracias al amigo Pepe por su consideración.
En nombre de la Hermandad de Portadores, reitero nuestra gratitud por los comentarios que demuestran el interés por entrar en nuestro blog. Esto no puede ser sino motivo de satisfacción. Saludos cordiales, M. MIRA

RESURRECCIÓN



RESURREXIT!!


Por Antonio Verdeguer Sancho


A diferencia de los días previos que amanecían despejados y luego iban empeorando conforme avanzaban las horas, el Domingo de Resurrección despertó desde un principio gris y desapacible, con lluvias intermitentes, que ya presagiaban lo que a las diez y pocos minutos de la mañana anunciaba Don Pascual Llopis, párroco de Nuestra Señora del Carmen, a través de la megafonía: la Procesión del Encuentro de Cristo Resucitado y María Inmaculada no iba a salir a la calle, sino que la celebración tendría lugar en el interior del templo, a las diez y media. Hasta entonces fue llegando la gente poco a poco, si bien el templo no llegó a llenarse del todo. Está claro que no es lo mismo el desarrollo de un acto procesional en la calle que dentro de la iglesia, pero no apreciamos la misma expectación que el año pasado, esperemos que con motivo de la lluvia y no por haber pasado la novedad. A los representanes de la Hermandad de Cofradías se les asignaron los bancos centrales, donde afortunadamente, por fin, no se observó orden de colocación, lo cual es de agradecer después de las repetidas confusiones y en algunos casos absurdas tensiones generadas en la presidencia de cada procesión a la hora de situarse en el orden protocolariamente correcto. A las diez y media en punto empezó a desfilar un pequeño grupo de tambores de la "La Dolorosa", que entró por la puerta principal y subió hasta el coro. Acto seguido, entraron por la puerta de los escalones dos de los pendones recién confeccionados, que abrían paso a la imagen de la Virgen, portada a hombros por mujeres. La imagen del Cristo Resucitado, que ya se encontraba dentro del templo, junto al altar, precedida también de sus nuevas banderas, fue conducida sobre un carro al encuentro con su madre y, al quedar frente a frente en el centro de la Iglesia y según anunciaban los tambores, la imagen de Nuestra Señora fue inclinada reverencialmente tres veces frente a la de Cristo Resucitado y sonaron durante algunos minutos las campanitas, que previamente habían sido repartidas a los representantes de la Hermandad de Cofradías. Mientras, se entonó el cántico "Resucitó, resucitó, Aleluya ..." Ubicadas después las imágenes a ambos lados del altar, finalizó esta celebración para comenzar la eucaristía.

A la salida del templo parroquial, los representantes de la Hermandad de Cofradías asistentes al acto fueron fotografiados en grupo, como testimonio gráfico del cierre de la Semana Santa de este año, un dos mil once que, especialmente nuestra Hermandad de Portadores y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, recordarán con tristeza, pues ni los más viejos del lugar guardan memoria de ninguna Semana Santa en la que nuestra imagen titular no salga a la calle ni en la procesión de penitencia ni en la general del Santo Entierro, salvo -es sobradamente sabido- en los años de la Guerra Civil y, después, a partir de su reposición. Dos mil diez nos permitió cumplir integramente el programa tradicional; pero dos mil once nos privó de ello. No obstante, cofrades y devotos podrán ver a Jesús Nazareno sobre sus andas en la Colegiata-Basílica hasta el día siete de Mayo, en que está previsto devolverla a su camarín.


***

Reflexión

No pudieron las palomas volar al cielo tras aletear alegres sobre la Virgen; ni sonaron los cientos de campanillas tintineando la gloria del Resucitado; ni se oyeron los cánticos de victoria al constatar que Jesús había vencido la muerte, que el Señor es un Dios de vivos y no de muertos. No se oyeron este año en las calles próximas a la Iglesia del Carmen, pero habían sonado en la noche en cada parroquia, en cada templo; y lo que es más imporante, en nuestro corazón, porque el ángel del Señor nos anunció que Jesús ya no estaba en la tumba: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? (Lucas, 24, 6) ¡Cristo ha resucitado!. Reiteradamente se repiten en los relatos de la pasión aquellas palabras que Juan Pablo II gustaba de recalcar una y otra vez: ¡No tengáis miedo! Y las mujeres, que fueron las primeras en acudir a la tumba de Jesús, sin miedo, corrieron a nunciar a los discípulos la buena nueva; y, después, los discíplos, sin miedo y a riesgo de su vida, la extendieron como el Señor les había mandado... ¿Y nosotros? Parece que no nos importa dar testimonio de la fe que decimos profesar con un cirio en la mano y a cara descubierta. Pero ¿es sincera, totalmente sincera esa actitud u obedece a la tradición, a la costumbre heredada, al deseo de mantener unas costumbres o un hecho cultural? Pensemos que nuestra actitud es sincera. Y aun así ¿que hacemos en el día a día? ¿Somos consecuentes con nuestra fe?

divendres, 22 d’abril de 2011

VIERNES SANTO

I



LA CAMILLA




El tiempo inclemente impidió ayer procesionar la imagen titular de esta Hermandad de Portadores en tan significativo día. Quedó todo preparado, pero pudimos comprobar la desilusión en alguno de los rostros de nuestros hermanos. La tormenta que se desató a la madrugada hacía pensar en otra jornada lluviosa; pero la mañana despertó espléndida y soleada.

A su hora, salió del Ayuntamiento la procesión del Traslado del Cuerpo de Cristo al Sepulcro: La Camilla, con una participación, siendo buena, nos pareció algo menor a la habitual, al menos al principio, si bien fue nutriéndose a lo largo del recorrido. Sin duda, se notó más esa falta junto al anda, ya que el número de niñas con el atuendo de su primera comunión tirando de las simbólicas cintas blancas fue reducido. Como el día del traslado, la participación de cofrades con vesta fue mayor que otros años; también se mejoró la organización: tan sólo al final hubo un "corte" cerca de la Pl. de la Sèu, pero no demasiado llamativo que, además, se resolvió pronto. Quizás se me tache de insistente; pero otra vez he de constatar la falta de público expectador. Había alguna gente, pero no comparable con la de años anteriores. Si se quiere, ya en el extremo de la Corretgería y en la Pl. de la Sèu fue más notable esa expectación, pero mas bien se trataba de los acompañantes que se esperaron a ver entrar la imagen en la Colegiata que de público venido adrede.

Corporación municipal en pleno.

Hermandad de Cofadías en pleno y, desfilando en ella, vimos como novedad reseñable a los representantes de la Cofradía del Santo Silencio con túnica. Sabíamos que a su creación sus normas diseñaron esa vesta, pero practicamente sólo al principio hubo alguien que la usara para no volver a hacerlo nadie hasta ahora. Tenemos noticia de que es intención de la Junta Directiva promover la participación de esta cofradía en la Procesón General del Santo Entierro si se consigue un número al menos discreto de cofrades con vesta que acompañen al Santísimo Cristo del Carmen, titular de la congregación, en ese día. Ánimo y adelante. Seguro que lo van a conseguir.

II

VÍA CRUCIS

Al término de la procesión del "Entierro" y una vez se consiguió el silencio, en el interior de la Colegiata se rezó el Vía Crucis. Este ejercicio se vio este año más participado, al menos así me lo pareció, que en ocasiones anteriores. El texto para la reflexión en las catorce estaciones fue el mismo que se leyó durante el Vía Crucis público del pasado miércoles de pasión. Sigo pensando que resulta algo largo, aun siendo para dentro del templo. En la presente ocasión el crucifijo que se trasladaba me pareció de madera de olivo de los que se tallan en Tierra Santa y de allí se traen; imagen ésta que iba cambiando de portador de estacion en estación y con la que -al final- dio la bendición el Sr. Abad.

Entretanto, las visitas al Santísimo en el Monumento se sucedían, como de costumbre.Quizá debiéramos poner mayor atención al reflexionar sobre este acto de adoración al Sacramento, tal vez algo olvidado.

III

PROCESIÓN GENERAL



Esperemos que la tarde resulte meteorológicamente apacible y podamos celebrar el

Santo Entierro.

Esa nota la escribí a las cinco de la tarde. Ahora son las ocho y cuarto, cuando acabo de regresar de la Colegiata, donde después de una reunión de urgencia de los presidentes de las distintas cofradías, hermandades y congregaciones que integran la Hermandad de Cofradías de la Semana Santa de Xàtiva, el Presidente actuante, Sr. Esparza, ha anunciado la posibilidad de suspender la Procesión General si al cabo de una hora no cesaba la lluvia. La verdad es que la Colegiata era un hervidero de cofrades. Caras largas sin visos de esperanza, visto que caían chuzos de punta, pero allí se mantuvieron asidos a ese último cabo, que finalmente se soltó sin remedio. Eran las siete y media y seguía lloviendo sin parar.

Por nuestra parte se procedió al sorteo de medallas y de la antigua imagen de traslado.

Nicolás Pla Ferreres, uno de los más pequeños hermanos portadores, ha sido el agraciado, y el día 19 de Junio recibirá en su casa a Jesús Nazareno, esa imagen tan estimada por esta Hermandad (fue el primer Nazareno que salió a la calle después de la Guerra Civil), que conocemos cariñosamente como "El Pillet".

Después, nos hicimos una fotografía de grupo portadores y junta de la Cofradía, al lado de nuestra imagen, que, por cierto, lucía un precioso arreglo floral.

**

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración,"El Cachorro", no se resignó y al son de su banda de cornetas y tambores, dentro de la iglesia, "bailó" la imagen a su estilo, con el aplauso de los presentes. El Santo Sepulcro, el Santísimo Ecce Homo y Nuestra Señora de los Dolores (*), que se habían trasladado hasta la Colegiata a pesar de tiempo tan inclemente, debidamente protegidos, volvieron a sus sedes. No llegaron a salir de las suyas respectivas las imágenes de la Santa Cena, el Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza. Nuestra Señora de la Soledad y Jesús Nazareno serán vueltos a sus altares el día 7 de Mayo. El Señor de la Columna volverá a su casalicio junto a la Capilla de la Comunión. El Santísimo Cristo de la Palma, así como La Camilla, serán llevados en un vehículo cubierto hasta el domicilio del clavario, Sr. Pallás el primero y hasta la iglesia de los Santos Juanes la segunda. Y acabó así el Viernes Santo. Otra vez. Nos queda el día de Gloria: encuentro de resurrección. Me conformaría con que fuera tan esperada y participada como el pasado año. Confiemos en que amanezca un domingo radiante. Hasta entonces, vuestro Miguel Mira.
(*) Inicialmente, habíamos omitido la referencia a La Dolorosa.




ACLARACIÓN AL "FUSKAOR"

La entrada correspondienta a la crónica de la procesión del Señor de la Columna, firmada por Miguel Mira, ha mercecido varios comentarios, que agaradecemos tanto la Hermandad de Portadores como yo mismo. Hay algunos que han sido eliminados por su propio autor (El mismo Fuskaor ha suprimido uno de fecha 21); en ningún caso han sido excluidos por esta Hermandad y menos por quien esto escribe. Por tanto, quede claro que nuestra página está abierta y receptiva a vuestra opinión, sea favorable o desfavorable, puesto que enriquece nuestros conocimientos y, al propio tiempo, se divulgan noticias que no todos tienen el privilegio de conocer.
En cualquier caso, nos hubiera gustado agradecer nominalmente la colaboración, pero no podemos hacerlo así, ya que desconocemos la identidad de los comunicantes.

Quede claro, pues -repito- amigo "fuskaor", que nosotros no hemos borrado nada. Un saludo. Miguel Mira.

dijous, 21 d’abril de 2011

JUEVES SANTO. DOS TRADICIONALES ACTOS SUSPENDIDOS

I.- A la una de la tarde, cada Jueves Santo, se traslada desde la casa del clavario la imagen de Cristo Crucificado, del Santísimo Cristo de la Palma, hasta la Colegiata, donde permanece expuesta a la veneración de los fieles durante este día -uno de los jueves que reluce más que el sol- y es retirada el Viernes Santo hasta el momento de la adoración de la Cruz durante los oficios propios del día.


Hoy han acudido los cofrades hasta la casa que ha gozado de la presencia del Cristo durante el año con la convicción, después confirmada, de que no podríamos cumplir esa costumbre con la solemnidad acostumbrada. Después del natural cambio de impresiones, se decidió trasladar la imagen con el menor riesgo posible.

Se cumplió el ceremonial acostumbrado, colocando el ramo de rosas rojas rematado con la palma sobre el mástil del madero, y el grupo de cantores, pues el lugar lo permitía, cantó los motetes propios: Velum templi, Et omnis terra tremuit, Latro de cruce clamabat... Luego se introdujo la imagen en un furgón, debidamente protegida y atendida por varios portantes, para introducirla en la basílica. Al llegar, volvió a ser preparada con los cordones, el velo y el ramo, y el clavario actuante la llevó hasta el pie del altar, donde esperaba el Sr. Abad de la Colegiata. A la entrada y junto al altar volvió el coro a cantar los motetes. Para mí, resultó el acto especialmente emotivo. Una vez situada la imagen en su lugar, el sacerdote, como corresponde, pronunció una oración y exhortó a los concurrentes a asistir a la Misa de la Cena del Señor, a la que -según dijo con razón- ningún cristiano debería faltar. Después, el Prior de la Cofradía rezó un paternóster por los cofrades difuntos. Y, así, aunque con las incidencias propias de un Jueves Santo tan anormalmente desapacible, se cumplió el rito y, con él, nos vemos ya inmersos en el Triduo Pascual.


Vuestro, MIGUEL MIRA

II.- JESÚS NAZARENO.


Colaboración de Antonio Verdeguer Sancho.



"Como cada atardecer del Jueves Santo, desde el antiguo Convento de Santo Domingo, desfilaba imponente la venerada imagen de Jesús Nazareno, cuya larga cabellera mecía la brisa, con sus andas de plata y su manto barroco primorosamente bordado. Detrás solían ir algunas señoras penitentes, con los pies descalzos, en cumplimiento de un voto, cubierto el rostro por negro velo. Poco a poco avanza al son de clarines y al bronco ruido de las alabardas. Se viene la noche y la luna llena avanza no queriendo, sin duda, perderse el resplandor dulce que Jesús exhala".
Este es un párrafo entresacado de un antiguo libro de la Semana Santa Setabense. Es evidente que la referencia es a la antigua imagen procesional de Jesús Nazareno destruida durante la Guerra Civil; pero hoy, desgraciadamente, a causa de la inoportuna e impertinente lluvia, al atardecer de este Jueves Santo no podrá desfilar nuestra Hermandad de Portadores de Jesús Nazareno y su Cofradía con su impresionante y venerada imagen esculpida después de aquella contienda. La luna llena tampoco podrá avanzar y todos nos quedaremos sin "el resplandor dulce que Jesús exhala".



(Agradecemos esta colaboración sinceramente).

- Por nuestra parte, añadiríamos: aunque nos decepcione y sintamos cierta tristeza, no importa si la representación escultórica de la imagen de Jesús no sale a la calle, si al verla allí con ese rostro tan sereno, vuelta su mirada hacia tí reclamándote como su Cirineo, mueve tu corazón, nuestros corazones, a reflexionar sobre su paso por la Calle de la Amargura. No importa que no salgamos del templo, si en la Misa de la Cena del Señor ahondamos en nuestra firme creencia de haber sido redimidos desde aquel infamante suplicio y, además, agradecemos el poder gozar de la presencia de Cristo a toda hora, cada día, en el sagrario.


Esperemos que el Viernes amanezca el día con mejor talante. Dios lo quiera.






Un comentario:

Un compañero de Junta nos pasa el siguiente comentario referido a Les Cortesíes:


El Ecce Homo salió de su sede a las 22:55 h. bajo unas ligera llovizna que, a pesar de aparecer varias veces durante la noche, afortunadamente, no cumplió la amenaza que presagiaba. Danza dels Armats, típica confusión a la hora de situarse los representantes de la Hermandad de Cofradías y la procesión comienza. Pasa por la Plaza Sant Jaume y carrer Hostals con numerosos balcones adornados con colgaduras como es habitual. Comienza a aparecer a las 23:50 en la Plaza de San Francisco y se va ya desarrollando la ceremonia tradicional con la innovación, hace unos años, del canto coral a la Virgen del motete propio. Saludos de los pendones y preparativos para los saludos de la Virgen, no exentos de los, desgraciadamente también tradicionales malentendidos entre miembros de una y otra cofradía y algunas expresiones subidas de tono. Mala imagen. Concluye el acto y el Ecce Homo da la vuelta y espera que se vuelva a formar la procesión. Regresa por la Alameda con numeroso público expectante y sonido de algunos cláxones de coches de fondo, que festejaban la victoria que se acababa de producir de un equipo de fútbol. Llega a la Iglesia de la Merced y, antes de entrar, de nuevo Danza dels Armats y la imagen vuelve a su sede a la 1 h. de la madrugada y es depositada en su lugar habitual tras entonar las camareras el "Rey de espinas coronado..."


Agradecemos esta colaboración, que viene a enriquecer la crónica del tradicional acto de Les Cortesíes.

LES CORTESIES

Acabo de repasar la crónica del pasado 2.010 y no cabría más comentario, puesto que vale cuanto allí se dijo. No obstante, alguna pincelada diferencial sí que podríamos dar: sumaríamos a la participación constatada en aquel año la concurrencia de todavía un mayor acompañamiento y el aumento apreciable en el número de cofrades con vesta, con la particularidad de que en un significativo porcentaje eran mujeres, chicas jóvenes, incluso portando el anda de la Virgen, guapa como siempre. El Còr Polifònic repitió el motete "Qui comparabo te" y ya en la Plaza de San Francisco, abarrotada como es histórico, silencio hasta romper en espontaneo aplauso tras los saludos.


Como es tradicional, els armats, esa guardia pretoriana custodia del Ecce Homo, ofreció su típica danseta, y todo con la animación de las dos bandas setabenses, turnándose cada año el paso al que acompañan.

Un amigo y compañero me ha pasado un fragmento de un antiguo libro de la Semana Santa Setabense y aunque no ha mentado su autor, digo yo que debe ser del recordado D. Carlos Sarthou, promotor de aquella revista editada por la Hermandad de Cofradías llamada "Pasión", dedicada a estas celebraciones. Dice así:

"Desde tiempo inmemorial, cada Miércoles Santo, todo un pueblo se apiña para presenciar el saludo de la Madre a su Divino Hijo. Y en ese momento culminante, con la respiración entrecortada y en el más reverente de los silencios, la furtiva lágrima de los viejos al unirse con el asombro de los niños, es como rocío que abona el campo de las almas para que florezca el milagro de este sublime acto que se repite cada año y se transmite de generación en generación”.


Si la fecha de esta crónica es como pienso de pocos años después de la Guerra Civil, entonces lo del aplauso era impensable; lo de las señoras y señoritas con vesta, también. Yo recuerdo las habituales dificultades para trasladar la imagen de la Virgen desde la casa del Marqués de Montortal hasta la Colegiata y el escaso número de vestas, incluso entre los portadores. De este fragmento literario que he copiado, vale lo del más reverente de los silencios hasta el momento de la cortesía. En mi memoria está cómo a la señal para hacer la reverencia, los chavales y no tan chavales contaban: ¡uno..., dos..., tres...! Sin dudar que el acto resulta emocionante, pienso que el autor del relato transcrito quiso dejarnos una hermosa estampa y lo hizo; pero le quedó como un tanto exagerada.

Por supuesto, tanto La Cofradía de la Purísima Sangre como la congregación del Santísimo Ecce Homo intentan superarse y es de notar cómo a pesar de los signos adversos de estos tiempos, la gente responde, al menos en los actos externos. Y no me refiero a expectación, que en general -ya lo he comentado en días anteriores- no ha sido demasiada (salvo el Domingo de Ramos y anoche); me refiero a la presencia en cada procesión notablemente superior a años anteriores.

Pincelada final: si recordáis lo que relatamos el pasado sábado, ayer se volvió a repetir: final de la Copa del Rey; segunda parte de la prórroga; la gente que estaba viendo el partido no se recató para nada y volvió a oirse aquel grito: ¡¡goooool!! al paso de la procesión. Contrastes. Curiosos contrastes, como la falta de respeto al paso de la procesión por las proximidades de la zona de ocio. Los signos de los tiempos.

Vuestro, MIGUEL MIRA

dimecres, 20 d’abril de 2011

IMÁGENES

Me gusta presenciar la salida de las imágenes del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza de la iglesia de Nuestra Señora de la Merced, cada Martes Santo, y en cada ocasión recuerdo los avatares del retorno de ambos tronos desde la vieja fábrica de la Papelera de San Jorge; y como uno de los agentes del retorno fue quien esto escribe, francamente, no puedo ocultar mi sentimiento hacia esta hermandad de nuestra Semana Santa; y me alegro cuando veo, como anoche, la gran participación de fieles en el acompañamiento, esta vez ordenados delante de la imagen de Cristo; y cuando me doy cuenta de que, poco a poco, se va recuperando y aumenta la presencia de cofrades con vesta, esta vez ordenados delante de la imagen de la Virgen. María está guapa, triste, pero hermosa; pero, a decir verdad, me encanta recrear la mirada al posarla sobre el grupo escultórico de la crucifixión. Estabat mater... Son los gestos, es la expresión de cada figura, es la naturalidad conseguida por el escultor. A mí personalmente me mueven a elevar una oración desde una actitud de reconocimiento hacia quien cargó con mis culpas, hacia quien siempre transmitió una palabra de comprensión, de amor... Ahí tienes a ti madre... y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa. ¿Y nosotros? Y veo la imagen de María Magdalena y me conmueve; pero recuerdo también: No lloréis por mí... Hemos de reconocer el meritorio trabajo de la cofradía para mantener dentro de la religiosidad que nos es propia la dignidad con que desfila por nuestras calles; y debemos felicitar y agradecer a su Junta ese esfuerzo, animando a todos sus responsables a permanecer en la brecha, firmes y decididos. Enhorabuena.
Vuestro, MIGUEL MIRA

dimarts, 19 d’abril de 2011

LA SANTA CENA

Lunes Santo. Parroquia de los Santos Juanes, sede de la Cofradía de la Sana Cena. Trajín en la iglesia por la obligada maniobra de la imagen y el reparto de cera. Buena asistencia y, como correspondía, concurren los representantes de la Hermandad de Cofradías. Este año, con buen criterio, los responsables de la organización acortaron el itinerario para volver -casi- al que durante muchos años se propuso y se observó. Hubo alguna dificultad en el tránsito del trono, pero llegó al final después de algunos pequeños incidentes. Cuando llegamos a la calle de San Roque, me pareció que caía alguna gota y, efectivamente, la cosa fue in crescendo, pero la verdad es que nadie se movió de su sitio, e hicimos bien, porque al llegar a la Pl. del Españoleto ya apenas si se notaba la llovizna. Por lo demás, el acto transcurrió dentro de la normalidad hasta entrar la imagen en el templo. Y debo destacar que una vez allí tuvo lugar lo que no suele hacerse nunca en los traslados, aunque en los estatutos viene preceptuado: El consiliario procurará que concluyan con una exhortación sacerdotal, un canto apropiado, la oración y la bendición final. Es claro que en las procesiones que no entran en una iglesia, resulta difícil de observar esta norma; pero, en general, este precepto es ignorado. Por ello, anoche, me llamó la atención y debo resaltarlo en positivo, que el Sr. Cura de los Santos Juanes se dirigiera a los fieles que llenaban el templo, rezara una oración y nos exhortara a participar el Jueves Santo en la Misa de la Cena del Señor.
Vuestro, MIGUEL MIRA

dilluns, 18 d’abril de 2011

JESÚS NAZARENO




Y a las diez y media de la noche, como estaba programado por la Hermadad de Portadores (y olvidando el inexplicable error del programa oficial), la imagen de Jesús cargado con la Cruz salió para ser trasladada al domicilio del clavario entrante. Así es la costumbre en ésta y en las demás cofradías de la ciudad, y confiamos en que lo sea durante muchos años más. Itinerario corto, como pensamos que debe ser. Se nos podría decir que en nuestro caso lo hacemos así obligados por el horario de la procesión del Santo Silencio; también dicen algunos que no tenemos interés en trazarlo más largo porque al tener procesión de penitencia el Jueves Santo, pues eso, que no queremos cansarnos en el traslado; pero es sabido que no somos partidarios de castigar a los invitados con largos recorridos.
No hubo mucha gente en la calle, tal vez algo más que el sábado, pero hubo algunos lugares del recorrido en que íbamos totalmente solos. Sin embargo, tanto el acompañamiento como el grupo de portadores fue nutrido; es cierto que pudimos ser más, pero el porcentaje de participación fue aceptable, si consideramos que tenemos algunas familias con varios miembros portadores que residen fuera y que, indefectiblemente, sabemos que para el Jueves Santo estarán presentes. Nos faltan algunas cosas que pulir, pero quizás ésta fue una de las ocasiones en que desfilamos con mayor silencio y respeto. No obstante, sigo echando en falta esa disciplina que vimos en la noche anterior; a lo mejor, no tan rígida, pero sí, entiendo que es deseable.
Tras la presidencia, con la Hermandad de Cofradías cerrando el cortejo, la Música Vella. Un placer.
Vuestro, Miguel Mira.

diumenge, 17 d’abril de 2011

"LA BURRETA"

Si algo me ha sorprendido hoy, más que otra cosa, es lo excepcional de la participación en esta entrañable celebración de la Entrada de Jesús en Jerusalén. Parecía que toda Xàtiva estuviera en la calle a la espera emocionada del que había de venir. Excepcional también la organización. Puede que desde que lo recuerdo sea el primer año que no se ha producido ni un solo "corte"; quizás haya ayudado el que en esta ocasión el grupo de percusión que precedía el desfile fuese el de la Academia Rytmus, donde se instruyen los pequeños percusionistas de la simpática banda de la cofradía. Impresionante la llegada a la Plaça de la Sèu, donde no cabía una aguja, y el acompasado tronar de los tambores dando entrada al Rey de Reyes entre el agitar de las palmas y ramos hasta la Colegiata. Sinceramente, emocionante. Enhorabuena. Pienso que para conseguir una mayor aproximación a la representación del pasaje evangélico que recordamos, falta algún tipo de animación a la entonación de cánticos litúrgicos, como el Pueri Hebreorum o Lauda Jerusalem u otros de alabanza más conocidos, que denoten la alegría de esta jornada tan especial. En cualquier caso, felicitaciones a la Cofradía por ese evidente deseo de superación; felicitaciones por haber sido capaz su Junta no sólo de revalorizar un acto que languidenció para ser reflotado in extremis, gracias a las gestiones de su Hermano Mayor, del entonces Abad, D. Manuel Soler, y del sí de la aceptación, primero por las agrupaciones pastorales jóvenes; después, por los comprometidos directivos que se fueron incorporando a la tarea, aportando ideas y derrochando ilusión.

Visto lo visto, ante hechos recientes de ingrata recordación, entiendo que podemos decir y asumir aquellas palabras de Cristo en el lago, aquellas palabras que no cesaba de repetir en sus intervenciones el papa Juan Pablo II: ¡¡No tengáis miedo!! Y también: Duc in altum! ¡Remad mar adentro!

Que así sea.

Vuestro, MIGUEL MIRA

LA FLAGELACIÓN

En la procesión del Señor de la Columna me llamó la atención que este año, por primera vez desde hace unos cuantos, no desfiló cofradía invitada. La excelente banda de cornetas que solía abrir camino fue sustituida por la local de "El Cachorro". Echamos en falta gente por las calles; apenas si hubo espectadores; si acaso algún grupo en las plazas, pero casi nadie.

Buen acompañamiento y, aparte de la ya expuesta, otra novedad: el toque de una campana, que hacía sonar una cofrade, entre dos pendonistas, avisando de la proximidad del paso; cruz procesional y penitentes, detrás. Me percaté de que la participación aumenta de año en año y el arrastrar de cadenas se multiplica, produciendo una impresión un tanto escalofriante. Orden quasi perfecto; quizás excesiva la separación entre cada terna ( los cofrades portadores de farol o cruz desfilan de tres en tres). Me llamó la atención que (salvo dos) ninguno llevara cirio, pues incluso los más cercanos a la imagen, en dos filas, portaban sendas varas o pértigas con el anagrama de la asociación. Muchos, descalzos, y todos (salvo los más pequeños) con la cara cubierta con verduguillo. Dos excepciones: el presidente y la señora clavariesa, acompañando al Sr. Abad, desfilaron sin cubrirse el rostro. Cerraba la procesión, como es de rigor, la Hermandad de Cofradías; y las marchas procesionales, a cargo de La Nova.

A destacar: el solemne silencio, que, por cierto, en el momento de discurrir por la Pl. del Mercat, se vio roto por un clamoroso grito procedente de uno de los bares de la zona... ¡GOOOOL! había marcado el Barsa. Pero volvamos sobre nuestros pasos. Digo que fue destacable el silencio, el rigor en la disciplina, la convicción de que, si se quiere, se puede procesionar con formalidad sin descomponer la simetría ni alterar el tempo de marcha. Cada cual en su interior, sin duda, ha tenido que asumir esa forma de penitencia.

El paso por las calles estrechas del casco antiguo de esta procesión de Cristo Flagelado nos transporta a tiempos del medievo, a costumbres más propias de la árida Castilla que de nuestras tierras mediterráneas, a la memoria de aquel tenebrismo que parecía superado, pero que no sé por qué -como ya insinué al hablar del traslado del Sepulcro- asoma de nuevo su cara.

Una cosa es cierta: me guste o no este modo de ataviarse, lo cual ahora y aquí no viene a cuento, reporta una ventaja sobre quienes desfilan (desfilamos) a cara descubierta, y es que no permite o al menos hace difícil trabar contacto verbal con el penitente que te precede y menos si la distancia entre fila y fila es de dos o tres metros.

Cada uno de nosotros es capaz, sin duda alguna, de hacer lo que otros hacen bien. La pregunta es obligada y clara ¿nos da reparo imitar lo que de bueno vemos a otros para que no nos digan copiones? La verdad, no me da envidia ninguna ni el atuendo ni la forma de aquella penitencia. Si siento celos es de la capacidad renovadora, de la aceptación sin condiciones de las normas dsciplinarias, del respeto al acto en que participas y a lo que representa, de la fraternidad entre los asociados.

A veces, tropezamos con aquello de que "sempre s'ha fet aixina". Otras, confundimos costumbre con tradición, cuando ni una ni otra son valores absolutos. Otras, no encontramos respuesta.

Tal vez hoy este relator se haya pasado un poco. Si es así, disculpadle. ¿O me he quedado corto?

Vuestro, MIGUEL MIRA.

dissabte, 16 d’abril de 2011

VIERNES DE DOLORES

Anoche, como es habitual, terminado el septenario dedicado a Nuestra Señora de los Dolores en la Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen, era el turno de procesionar la imagen de clavario para depositarla en el domicilio del turnante. Me correspondió asistir en representación de nuestra Hermandad y pude constatar el gran número de acompañantes y la numerosa asistencia de cofrades con túnica. No puedo referir novedad alguna digna de mención. Sí quiero reseñar mi particular apreciación sobre el exageradamente largo itinerario que algunas cofradías disponen y hemos de recorrer. Pero, claro, esto no es novedad. A pesar de las razones que se nos dan cuando se cuestionan estos maratones, nunca me han convencido. Cierto que cada cofradía es libre de organizar su procesión de traslado como quiera (a excepción de nuestra Hermandad, por motivos de sobra sabidos); pero también es cierto que, dada la inveterada costumbre vigente en nuestra ciudad, el clavario invita a sus amigos y allegados para que asistan al traslado. Y digo yo: cuando uno tiene invitados, procura darle la mayor satisfacción, la mayor comodidad, las mayores atenciones..., no le castiga. Pero se me puede contestar que siendo la asistencia voluntaria, como no se pasa lista, quien quiera que lo tome y quien no, como las letenjas. Conclusión: rebus sic estantibus, o sea, que seguirán las cosas como están. Jamás desde que he estado ligado a las cosas de nuestra Semana Santa, lo he entendido; jamás, aunque se ha planteado la cuestión infinidad de veces, se ha llegado a ningún acuerdo; y alguna que otra vez, incluso hemos recibido contestaciones despectivas o, cuando menos, irónicas.

En cualquier caso, puede tomarse como una penitencia voluntariamente aceptada...

Cambiaremos de tema. Y lo hacemos para felicitar a la Señora Presidenta de la Cofradía de la Dolorosa, ya que ha sido agraciada en el sorteo para acoger en su domicilio la imagen de la Virgen el próximo año. Felicidades.

Anoche actuó La Primitiva. Repito lo dicho en anteriores crónicas: ¡qué gozada!

Vuestro, Miguel Mira

divendres, 15 d’abril de 2011

2011. "EL CACHORRO"

Queridos amigos: anoche pude presenciar el paso de la procesión de traslado de la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración, en su discurrir por la Alameda. Querría poder expresar mi sentimiento cuando llega esta fecha, por cuanto esta cofradía nació en mi casa, a iniciativa de mi padre, de Ximo Esplugues y de Emilio Escudero (padre), según es posible que ya haya contado en alguna ocasión; pero sin duda el envejecer le hace a uno ser reiterativo. Nada que ver aquellas primeras procesiones con la participación de la Guardia Civil, con su Coronel al mando y banda de cornetas a caballo..., etc. etc., con la actual. Es mejor así, la verdad. De todos modos, aquí tendría que repetir punto por punto la crónica del año pasado. Tan sólo me llamó la atención que participó un penitente cargado con una cruz, y que se volvió a caer un farol. Es inevitable, amigos. ¡Ah, sí! y que la banda de música no repitió tan reiteradamente como de costumbre el Mater Mea. En cualquier caso, vaya nuestra enhorabuena por la numerosa participación de acompañantes y cofrades con vesta. Motivo de reflexión: el evidente sentimiento religioso de cofrades, penitentes y portadores ¿por qué no se traduce de ordinario en la participación en los actos litúrgicos? ¿Qué habría que hacer para ir transformando el "chip"?
Vuestro, MIGUEL MIRA

dijous, 14 d’abril de 2011

CAMINO DE LA CRUZ

EL VÍA CRUCIS: ¿Camino de la Cruz o Camino con la Cruz? Es el camino de la cruz, pero también es el camino con la cruz. El vía-crucis, recordatorio de la Vía Dolorosa, lo sufrió Jesús con la cruz a cuestas. Cierto que nosotros llevamos individualmente la nuestra, pero Él se anticipó y cargó con la de todos, para que nuestro sufrimiento fuera más liviano. Ahora nadie quiere soportar ni el más leve de los pesos, como si el sufrimiento no formara parte de la vida. Gracias a Dios, sabemos que contamos con un cirineo excepcional, que sin que nadie le obligue como a Simón de Cirene acude en nuestro auxilio siempre, si le llamamos, si confiamos en Él.
Anoche, como también se hace en nuestros calvarios, públicamente, en Xàtiva recordamos aquel camino por las calles de nuestra ciudad. Ya es costumbre arraigada desde la constitución de la Hermandad de Cofradías de Xàtiva, y a iniciativa de ésta, que así se haga un día de la Semana de Pasión, concretamente, desde hace varios años, el miércoles. Desde el principio, preside este acto de culto la imagen del Santísimo Cristo de la Palma, que se trasladaba desde casa del clavario hasta la Colegiata y, desde hace cuatro años, a la Iglesia de San Francisco, al abrirse ésta al culto con motivo del paréntesis por causa de la magna exposición Lux Mundi. Así pues, ayer, día 13 de Abril de 2.011, la Cofradía de la Purísima Sangre trasladó su imagen titular hasta la citada iglesia, comenzando la meditación de las catorce estaciones en el propio templo, desde el que se partió por el itinerario previsto. Es sabido que actúan como lectores distintos representantes de las distintas parroquias y cofradías de la ciudad, con asistencia en esta ocasión, además del Sr. Abad de la Colegiata, de los señores curas de las parroquias de San Pedro, Santa Tecla y Ntra. Señora del Carmen. En cuanto a la asistencia, nos pareció similar a la de años anteriores; y siempre recalcaremos que aun participando algunos miembros de la Junta de la Hermandad, se echa en falta –como ocurre, p.ej., en el pregón- a cofrades de nuestras asociaciones. Si sólo asistiera a estos actos una quinta parte de los censados, no cabríamos en el templo. Tendremos que preguntarnos el por qué de esas ausencias. El recorrido nos pareció algo más corto que otros años, pero la verdad es que esta particularidad para nada empaña el desarrollo de la oración; lástima que –como cada año- haya algunos fallos en la megafonía, imponderable éste que no impidió, la verdad, que se oyeran las lecturas mejor que otras veces, gracias a la atención que dedica a este menester el amigo Sr. Baldrés. Si hemos de decir algo sobre esas lecturas, independientemente de la reflexión que se pretende, es que nos parecieron algo extensas. En la calle, si se alarga el texto, se corre el riesgo de una más que probable distracción, teniendo en cuenta que hay detalles añadidos como la situación de la imagen, los faroles que la acompañan, el movimiento de los fotógrafos, ruidos de coches o motos al pasar por las proximidades…, y aunque es notorio el esfuerzo de los asistentes por permanecer en el deseable recogimiento, no siempre se consigue. Hay que agradecer, cómo no, el trabajo de la Policía Local, que permite el discurrir con toda tranquilidad por las calles del itinerario. Finalmente, expresamos nuestro deseo de que todos los actos programados se desarrollen según lo deseable y que seamos partícipes de ese magno vía-crucis que es nuestra Semana Santa, con el corazón abierto y receptivo al mensaje de la Pascua. Vuestro, MIGUEL MIRA

dimecres, 13 d’abril de 2011

NUESTRO HERMANO MAYOR HONORARIO

Ayer, día 12 de Abril de 2.011, una comisión de la la Junta Directiva de la Hermandad de Portadores de N.P. Jesús Nazareno, formado por la Señora Presidenta, el Señor Vice-presidente y el Señor Secretario, se trasladó hasta el domicilio de D. Emilio Pascual Bellver, miembro más antiguo de nuestra asociación, al que le corresponde por derecho ostentar y ejercer el cargo de Hermano Mayor Honorario, para cumplimentarle y recabar su aceptación.
Fuimos cordialmente recibidos por D. Emilio y por su esposa, por sus hijos Elena y Pepe y por su nieta Flavia. Como esperábamos, no solo acepto el Sr. Pascual este cargo, sino que manifestó el honor que ello significaba para él, prometiendo que, aun a pesar de sus limitaciones, procurará acompañar a Jesús Nazareno aunque sea un trecho. Departimimos un buen rato y comentamos, como suele ocurrir en estos casos, lo divino y lo humano; se recordaron viejos tiempos y, sinceramente, la velada discurrió dentro de la familiaridad con la que fuimos recibidos, sin que faltara un brindis por que D. Emilio Pascual pueda acompañarnos durante muchos años.
¡¡ENHORABUENA!!

TRASLADOS:

1.- "EL SEPULCRE"
La Cofradía del Santo Sepulcro abre tradicionalmente las procesiones de traslado entre clavarios en nuestra ciudad. Como de costumbre, al aproximarse la hora del comienzo, diez y media de la noche, se acercan hasta la casa del clavario saliente acompañantes, cofrades, músicos y curiosos en buen número, como suele ser habitual y así lo propician día y hora: sábado (9 de Abril de 2.011). Comentario unánime: filigrana del folleto-programa de la Semana Santa Setabense, repartido por la Hermandad de Cofradías ¡qué vergüenza! En fin, dejémoslo así.
Novedades: al numeroso grupo de acompañantes, cofrades, timbaleros y sayones -"armats"- se incorporo este año otro grupo de cuatro penitentes a la nueva usanza ¿o es vieja?, es decir, túnica negra con verduguillo y larga cola, con luminaria improvisada o de prestado. Nada que ver con la uniformidad histórica de la segunda cofradía en antigüedad de Xàtiva, vesta barroca y hermosa, rica en el bordado de su faja y elegante presencia y personalidad, al igual que lo es la de la Purísima Sangre, coetáneas. No es que me parezca ni bien ni mal este tipo de innovaciones que nos recuerdan aquel tenebrismo de tiempos pasados; lo que sí he de admitir es que denotan el interés de algunas juntas directivas en procurar salir del inmovilismo, motivar la participación en estas manifestaciones de la piedad popular de personas que tal vez de otro modo no se integrarían. Lo que ocurre es que da la impresión de que nos paramos en promocionar el mantenimiento de las tradiciones, la renovación de algunas cuestiones de formas y quizás relegamos a segundo plano aquello en que incidió tan clara y rotundamente el Sr. Obispo en el Pregón de la Semana Santa: el núcleo de la celebración no es lo que se desarrolla en la calle, sino lo que se conmemora en el templo. Y esto sirve para todos. Valga como reflexión, siempre con ánimo positivo.
La procesión de traslado del Santo Sepulcro llegó a la casa donde había de ser depositado después de las doce de la noche, con el acompañamiento de la Banda de Música de La Nova. Por cierto, que a mí personalmente me satisfizo que se interpretaran dos obras escritas precisamente para este banda: Memoria Eterna, del maestro Sanchis Morell, y El Cristo del Cahorro, del maestro Sanz Mayor, músicos ambos de dicha sociedad musical, entre las ya tradicionales en nuestra ciudad, que la gente puede casi repetir de memoria.
Nuestra sincera enhorabuena a la clavariesa Isabel María Cortés.

2.- ECCE HOMO.-
He de pedir disculpas, porque no fiándome del programa de mano, me autoconvencí de que la procesión había de salir a las 22'30, motivo por el cual llegué tarde y, cansado como estaba, volví sobre mis pasos y -lógicamente- no puedo dar razón de lo ocurrido.

3.- TRASLADO DEL CUERPO DE CRISTO: LA CAMILLA.-
Este traslado ya está arraigado entre nuestras procesiones previas a la Semana Santa y no sorprende, por ser habitual, el numeroso acompañamiento que desfila desde la Iglesia de los Santos Juanes hasta el Ayuntamiento; pero anoche me causó una inmejorable y positiva impresión el orden, la formalidad, el silencio y el respeto con que desfiló la cofradía, por cierto, muy nutrida de partícipes con vesta. Ya aunque solo fuera por eso la Señora Presidenta y la Junta Directiva de esta asociación ya merecería, como la merece, nuestra enhorabuena más sincera. Vimos también con agrado las numerosas incorporaciones a la banda de tambores, incluso de niños, que siempre te arrancan una sonrisa y dan una nota de simpatía a todo aquello en que participan. Banda ésta que se caracteriza por su singular modo de percutir sus parches al ritmo y cadencia que les marca Rafa, su director e instructor.
Este año ha participado en el traslado como asociación invitada la Cofradía del Santo Sepulcro y Cristo de la Resurrección de Carcaixent, muestra también de que existe preocupación por aupar la Cofradía de "La Camilla", tan nuestra, a posiciones activas y motivadoras, para que la Semana Santa de Xàtiva vaya saliendo de la rutina y demostrando que los creyentes no solo vamos a las procesiones por aquello de que "mon pare ja ho fea", sino porque no tenemos por qué escondernos por nada ni ante nadie en ejercicio de la santa libertad de manifestar nuestra fe sin reparo alguno.
También turnó este año La Nova en el acompañamiento musical. ¡Que gozada escuchar nuestras bandas en esos conciertos itinerantes...! Anoche, al discurrir la procesión por la Alameda, os confieso que llegué a emocionarme, de verdad.

Vuestro, MIGUEL MIRA.

dissabte, 9 d’abril de 2011

EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO: PREGÓN DE LA SEMANA SANTA DE XÀTIVA

Ocho de Abril de dos mil once.
Con asistencia numerosa y aceptable puntualidad dio comienzo el Pregón de la Semana Santa Setabense que, como cada año, organiza la Hermandad de Cofradías. Se recuperó esta costumbre siendo Abad de la Colegiata D. Francico Vicedo, q.e.p.d., de grata recordación. El primero de la reanudación se impartió en la Iglesia de la Ntra. Señora de la Merced por el también recordado D. Antonio Pérez Lozano. Desde entonces, se ha venido celebrando sin interrupción. Quien esto escribe puede presumir de haber pregonado la Semana Santa de Xàtiva en 1.983 (salvo error de mi memoria) y fue en San Agustín, con muy escasa asistencia. Era entonces Abad D. Manuel Soler. Al finalizar, actuó la Coral Sant Feliu.
Recuerdos aparte, ciñámonos al acto de hoy. Presidieron el Sr. Abad D. Arturo Climent y el Presidente de la Hermandad de Cofradías, Sr. Esparza, que compañaban al Señor Obispo Auxiliar de Valencia D. Enrique Benavent. Introdujo el acto D. Amado Gorba, quien cedió la palabra al Sr. Abad para que presentara al Pregonero. Hizo una presentación simpática, recordando la estancia en el Seminario Menor del Dr. Benavent y exponiendo su curriculum, lo que éste agradeció también de un modo agradablemente distendido, para iniciar su parlamento en valenciano. Luego, alternó con el castellano. Algo a destacar desde el principio: su estilo claro y sencillo, llano y que llegaba a los concurrentes captando nuestra atención. Vamos, que se le entendió todo.
Destacando la singularidad de algunos de los actos procesionales de nuestra Semana Santa, ya de entrada proclamó que el objetivo de éstos no es otro que despertar en los cristianos el afecto hacia la persona de Nuestro Señor. Desde la imaginería representativa de Cristo, porque debemos mirar esos pasos con ojos de fe y amor a Jesús. Desde la imaginería representativa de la Virgen María, para que aprendamos a compartir con ella tanto el dolor de su Hijo en la Pasión como la alegría de la resurrección...
La Pasión... ¡Ese misterio de amor insondable! La Pasión... ese misterio que desde la vida de fe de los creyentes hizo nacer un cúmulo de costumbres y tradiciones, sacando a la calle la expresión de esa creencia, para provocar un gran sentimiento hacia la persona ded Cristo. Es decir, el marco dentro del cual se han de celebrar esas tradiciones no es otro que el de la fe, en comunión íntima y viva con la Iglesia.
Sin embargo, recordó nuestro Pregonero, vivimos en un mundo de tremendas y graves contradicciones, puesto que hemos llegado a un punto en que se valoran y resaltan más aquellas tradiciones como una parte de la cultura despreciando incluso su significado religioso que, en realidad es el que importa, puesto que la tradición ha de sostener un mensaje que ha de llenarnos de vida.
Mirando esas denunciadas contradicciones, el Pregonero reflexionó sobre por qué si Cristo pasó por la vida haciendo el bien, en vez de ser admirado, fue envidiado y odiado. Es el misterio de la iniquidad aun en nuestros días ¿por qué al bien se le responde con el mal...? Si el Señor murió sirviendo y perdonando (Padre: perdónalos porque no saben lo que hacen), dando la vida por todos, ¿por qué el mundo lo desprecia?
Destacó después la figura de María junto a la Cruz, como partícipe de la pasión. María ama tanto a su hijo que está dispuesta a sufrir la muerte por él; está dispuesta a sustituirle en el suplicio. Y María sufre y cree. Para ella la fe es su esperanza, segura de que Dios no abandonará a su Hijo al poder de la muerte, porque nuestro Dios lo es de vivos que no de muertos.
Así pues, partiendo del esquema trazado: fe y actos externos tradicionales, incidió D. Enrique Benavent en la necesidad de recordar que el nucleo de la celebración no es lo que sucede fuera sino dentro de los templos en el Tríduo Pascual. Un cristiano no es quien solo conserva la tradición; es alguien que vive desde la Pascua del Señor. Dejó muy claro que no se trata de que solo transmitamos tradiciones. Se trata de que esos actos, si lo son de fe, nos han de llevar a la Vida, a la resurrección del Señor, porque el cristiano está llamado a vivir desde la Pascua y no es posible que prime la tristeza frente a la alegría de la resurrección. Para un cristiano, todo el año es PASCUA, porque la muerte del Señor no ha sido virtual; antes al contrario, nos ha abierto la puerta de la salvación. Finalmente, el Sr. Obispo nos exhortó a vivir una vida de fe, muriendo al pecado para resucitar con Él.
Extraordinaria lección sin estrépitos ni alharacas..., con sencillez: "suaviter in modo, fortiter in re", suave en las formas, fuerte en el fondo de la doctrina. Para meditar.
La Hermandad de Cofradías obsequió al Pregonero con una reproducción de la imagen de la Virgen de la Seo, que agradeció cordialmente.
El acto acabó con un corto concierto de la Orquestra de la Musica Nova de Xàtiva, en el que primaron las marchas fúnebres tradicionales en nuestros desfiles procesionales, adaptadas por el director, D. Julio Juan García, para ser interpretadas por orquesta de cuerda. Muchos aplausos.
Vuestro, MIGUEL MIRA.

divendres, 1 d’abril de 2011

PREGÓN DE LA SEMANA SANTA SETABENSE 2011

La Hermandad de Cofradías de Xàtiva ha programado, como cada año, el Pregón anunciador de la Semana Santa Setabense, que este año traslada cátedra a la Insigne Iglesia Colegial-Basílica de Santa María. Será, D. m., el próximo día 8 de Abril de 2.011, a las ocho de la tarde.
Se le ha encomendado esta tarea al Señor Obispo Auxiliar de Valencia Rvdmo. Sr. D. ENRIQUE BENAVENT VIDAL, quien a su nombramiento era el obispo más joven de España, debiendo destacar su muy excelente preparación; no en balde es doctor en teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.
Es de desear que el lugar elegido para el evento no quede "grande" y la asistencia sea numerosa, como sería exigible a todos los cofrades de nuestras hermandades y congregaciones; pero quien esto escribe -francamente- no es nada optimista. ¿Para cuándo un congreso local que estudie cuál es la situación de nuestras asociaciones y dinamice la actividad pastoral desde la piedad popular?
Al finalizar la intervención del Sr. Obispo, la Orquesta de la Música Nova ofrecerá un breve concierto.